martes, 18 de marzo de 2014

A mis amigos los poetas - CONGA TRISTE DE LA HABANA -



Julian Martínez

                                                           David Redondo



Conga triste de la Habana

Cuando se acabe La Habana, cuando la ciudad se disuelva en olvido, óxido y desmemoria, habrá que reconstruirla mediante lo invisible”……

Para algunos que aún no hemos pisado el suelo 
de La Habana,
estas palabras que inician el prólogo de Norge Espinosa,  
nos hacen  erizar la piel
y el deseo de “reconstruirla  mediante lo invisible”…

Y lo invisible en este caso, es lo que me trasmite
un poemario
que se asemeja  
a un canto hermoso que desborda el alma.

Poemas en palabras y poemas en líneas  sinuosas
que parecen arrebatar las palabras al  poeta, 
para  unirse a  esa entrega obligada de formas visuales,
que iluminan  a los que hemos descuidado  pisar  
lo poderoso del pasado  y el presente de La Habana....
Versos y líneas  invisibles,  tan profundos,
que nos trasportan al lugar donde sueña el poeta........

A paso de conga,
con risa y grito,
se afila el polvo.
Soy niño de miedo y astro,
mirada de avellaneda,
escama y ala de la casa
que empina el papalote,
desespera sin viento,
se sujeta al mar.
A paso de conga en mi costa, 
me nacen venosos gritos marginales.
Neones rotos,
encienden mi lágrima.

Julian Martínez nos habla continuamente a través
de la  Nostalgia….
Bella palabra, tan desconocida para muchos
y tan necesaria  recobrar y  ser tomada en cuenta
en este bellísimo poemario.

Nostalgia,  que nos lleva a sentarnos en el malecón  cubano
a soñar con un  recóndito  lugar,
donde recomponer un paraíso  tan cantado,
tan amado por poetas, músicos, artistas,
mucho más allá de extremos políticos….

Un lugar,  donde los poetas como Julian,
alquimista del tiempo
y del derroche amoroso de la palabra y el deseo,
nos alienta con su nostalgia a habitar con desenfreno sus poemas…

Y nostalgia de otro poeta David Redondo  
es  la que nos ata a lianas que bailan entre los versos
y  que nos lanzan a siluetas de hombres,mujeres, perros…
edificios, calles,  y mar que golpea con bravura no solo al Malecón,  
si no a nuestra alma expectante de sensaciones. 

Amo la poesía…amo a los poetas y
Cómo no amar a Conga triste de la Habana.
 
Julia De la Rúa. Poeta  www.juliadelarua.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario