viernes, 14 de enero de 2022

PUI MIC.

 


                             3           Diciembre……                                                                                                                                          

Hoy, en uno de esos tiempos en los que vivimos los sueños, me preguntas...:

 

–¿Por qué lucen las estrellas... y de dónde sacan tanto brillo? ¿Y por qué se reflejan en tus ojos, amor, que brillan igual que ellas?

Y yo te contesto sorprendida por tu pregunta:

–¿No lo sabes? ¿No te has dado cuenta que muy pocos seres humanos miran al firmamento? 

–¿Para qué molestarse en mirar tan lejos?, dirán. ¿Qué sacaremos de esas estrellas tan lejanas en distancia y lejanas en deseos?

Pienso, amor, que sólo esos hombres y mujeres sensibles, sentimentales y buscadores de incógnitas, sin deseos materiales  pero sí con deseos de saber algo más, son capaces de percibir el brillo y la luz de las estrellas. Es más: sé que sólo esos seres dan vida a las estrellas. Viven en ellas y recrean su mirar y su espíritu en su luz, en su verdad. De igual forma sólo se puede percibir la luz en los ojos de la persona amada. Sin sensibilidad y generosidad de corazón no se puede recrear ningún ser humano en los ojos de otros seres.

                                  Yo te pregunto:

¿Has visto alguna vez la luz y el brillo de una pequeña mariposa? ¿Y el brillo en los ojos de un pequeño animal, un perro por ejemplo? ¿Has observado el resplandor del sol a través de una ventana, cuando deja sus rayos posarse en algún rincón? ¿No has visto las pequeñas estrellas que pueblan esos rayos? ¿Y la luz  y el brillo de la noche? Es oscura ¿verdad? ¿Pero has sido capaz de ver el brillo y la luz que despide la soledad y la paz de esas noches llenas de luna y sonidos inusitados? ¿Y la luz de los ojos en los niños que mueren de hambre? Esa luz, aunque sea de muerte, también brilla, aunque nos duela. ¿Y sabes cómo ilumina una caricia, un alma? ¿Y una sonrisa llena de ternura, cómo llena de brillo un corazón herido? La luz de la música, ¡qué brillo da a nuestros espíritus! ¡Cómo los pule con sus notas! Una flor. Un insecto. Un perfume creado por la sabiduría del humano. Una persona desconocida que dice: ¡hola! El mar... su sonido... la caracola que nos hace sentir ese mar... Una cometa. Una luciérnaga. Una niña que de repente descubre que es mujer. Un niño que va sintiendo la llamada del ser hombre ingenioso. Los ancianos, como caminan lentos con la parsimonia que da la vida vivida, la sabiduría. Un puente que cruza un río. Un túnel que cruza una montaña oscura. Un lazo rojo en el pelo de una mujer morena. Un vaso de vino. Un montañero escalando rocas llenas de dificultades. Un obrero en la mina. Un tesoro escondido. La travesía de un pequeño barco a través de un lago  circundado por viejos parajes... 

Infinidades, podría decirte, que despiden luz y brillo... Pero  ahora, mi amor, te puedo decir que lo que más brillo y luz despide es ese pequeño beso que has depositado en mi brazo.  

http://tienda.aranyaeditorial.com/34-pui-mic-9788460943662.html                                                                                                                                  

EL BOSQUE DE LA DUDA : Julia De la Rúa

 

                                      ...Se me asemeja la Duda, al Bosque. Ese Bosque inmenso repleto de vida misteriosa. Ese Bosque insondable, pantanoso, lúgubre a veces. Ese Bosque de grandes claros sin hojarascas, luminoso... ese Bosque de torrentes cristalinos, de alimañas o seres con alas, ese bosque que siempre es Duda porque habitarlo, vivirlo, merece respeto y casi sumisión.

La Duda, al igual que el bosque, te obliga a respetarla, a observarla en la distancia, a recrearse sosegadamente en esa no respuesta a las preguntas. La Duda, te hace sentir aún más la certeza ya que la muestra en su trono de grandeza absoluta, plena, poderosa.  

 

El Bosque de la Duda, con sus claros y sus misterios, su inescrutable verdad, su territorio, su franqueza, su fauna virginal, su Libertad.

El Bosque de la Duda se adueña del Ser y a la vez se une, se amiga, o se aleja en silencio en ese devenir misterioso que paraliza opciones por ser infinitas... El Bosque de la Duda maneja al Ser que perplejo se somete aun en su Certeza... El Bosque de la Duda con su gran belleza planea victorioso sin importarle nada más que la sensación, sutil y grandiosa a la vez, del que se siente poseedor de la Virtud.

El Bosque de la Duda, brillante y lucido a veces, escéptico otras, válido siempre,  si te lleva a Buscar el vivir donde habita la Verdad.

 

















 Desde la duda existo sin esperar más que el sosiego del alma, la paz infinita aun sabiendo que la Sabia Naturaleza puede hacerme vivir también el mal; ese mal absoluto al que estamos sometidos quizá por la simple necesidad de crear belleza. No quisiera que mis palabras indujeran a pensar que mis sentimientos son  in-concretos o vanos, sino que  derivaran de ese fin que es saberse asumido y respetado a sí mismo. Hoy en mi presente que podría denominar el más silencioso de cuantos he vivido me someto a ese silencio que recibo del más allá tal vez porque  la Certeza solo sea Silencio.                                             

Julia De la Rúa

martes, 11 de enero de 2022

Nada como la conjunción naturaleza, arte. J. De la Rúa


A mis amigos los poetas.

 

Nada como la conjunción

naturaleza, arte

Mitiga mi soledad

alienta a la mirada

que habida escapa

hacia los confines....  

Hacia esa mujer 

Que nunca imaginó seria recuperada

Del retrato que la hizo un instante de locura 

Para ser expuesta

En un escaparate   evanescente

Donde los nombre y los apellidos

No son necesarios

Solo son simples marionetas

Manejadas por hilos invisibles

Creando LIBERTAD

 2022 Julia De l Rua