miércoles, 22 de julio de 2015

A MIS AMIGOS LOS POETAS...........ESTACIÓN LIBERTAD


Alas de Libertad


Crecen las alas,  inmensas, grandiosas
Alas del alma.
Planean extendidas
Observan, se vanaglorian de poder
                y calma.
Alas que miran perplejas,    atónitas…
Ya la crueldad
Ya la ignorancia
Ya lo vacuo del ego
Ya lo ínfimo del ser humano.
Alas que viven sin ser vivas….
Rotas de pena.



ESTACIÓN: LIBERTAD.

Busqué siempre en lo eterno del viento lo oculto a otros  realizando sortilegios, amando, bebiendo de un rayo  en la noche, Indagando en la fiesta infinita del miedo.
Busqué la  estación: libertad.
La busqué  en los pueblos hambrientos, entre las gentes humildes
Y los labios resecos….
La busqué en los Valles desolados de dunas cambiantes y enfermas de sed.
TE BUSQUÉ LIBERTAD
Y aún huyes de mí en esta estación del crepúsculo en la que te  siento  lejana. Sin embargo no entiendes por qué Yo LIBRE, rehuí tu ímpetu
TU VERDAD.


                                         
 DOLOR SIN NOMBRE
Tal vez sólo sea un suspiro
Un engaño de  mente muerta
Un dolor sin nombre
Una incógnita.
Vas ligera al encuentro con la muerte
Al vaivén del fuego y la indigencia
Al vacuo vació de la ficción
¿Por qué,  qué es si no ficción
Permitir la muerte  de inocentes
Por todo y todos?
Ya no soy si no una superviviente doblada en cuatro
No se  por quien, doblada para ser guardada en el cajón más oscuro
De la vida.
Cómo salir indemne de mi misma
Después de vivir lo irremediable
De estar en manos de la impotencia
De no hacer nada
De no ser nada en un vacuo mundo de adversidades
De frívola ignorancia
De fría vanidad…….. No hice nada…. 
Y tú inocente alma
Ardiste en el fuego de la chabola que habitabas
yo quería vivir
Sin darme cuenta, que ya la muerte  ERA.







sábado, 4 de julio de 2015

A MIS AMIGOS LOS POETAS---------- DE LAS HABITACIONES



HABITACIONES :
En estas habitaciones, es donde vamos dejando que nuestros cuerpos se consuman con las vivencias cotidianas.
Donde  a veces inconscientes permitimos que se desvanezca el alma en vano, en poder de la ignorancia.
Dónde ajenos a que el tiempo existe pero se acaba para la vida terrenal, dejamos de exprimir cada instante como si fuera el ultimo hálito que nos quedara.
Habitaciones, estancias, cubículos... o como queramos llamarlas.
Dónde queramos o no, ellas nos condicionan con sus formas y dependiendo con quien las compartimos, si es con un ser humano a con nuestra propia Soledad
Y
¿Cuántas en mi existencia?
Vago por la ondulada línea de los recuerdos y llego a una rosada.
Allí, en la noche,  buscaba calor para mis pies helados, y dejaba caer un brazo fuera del lecho, para que algún ser especial lo arropara... - habitación de niña, siempre soñadora, siempre en busca –
Otra habitación...La del destino. Esa que ha cobijado mi cuerpo  y razón, mi alma y mi espíritu...inflexible casi siempre en su refugio, extrañamente deshabitada en los conceptos... más en los valores. Vacía habitación  en el compartir verdadero.
Habitación mundana donde dejé el espíritu valiente que conquistara... conquistara   baluartes de gentes extrañas, que asustadas se alejaban.
¿Cuántas habitaciones en mi existencia, han hecho estallar la sinrazón? 
En todas dejé mi propia forma...sin perjuicios, sin sentimientos de perdida, sin desear nada... sólo con la entrega... y las ansias de concordia.  
¿Cuántas más, en mi próximo existir?  


Mi cuerpo y la soledad.

Busco el placer.
Quizá  un baño caliente me libere del deseo.
¡Todo un ritual!
Llenar la bañera... toallas suaves... cepillos... cremas... sales... 
Música sensual... luz tenue...
Me sumerjo en la calidez del agua 
¡Si pudiese deshacerme y ser ella misma!   
Cuanto tiempo desde que intente escapar de mi mente y busque el placer a solas...
La cabeza sumergida me hace sentir el sonido del agua.
Sin saber por qué, mis manos recorren los senos ya turgentes...  
Las piernas suaves y redondas...
Una oleada de angustia, a estrujado al estomago desprevenido...
¡Quiero escapar! ¡Salir del agua!
Él se impone.  Habita  este cerebro mío que se niega a expulsarlo.
¡Que asco! ¿Por qué soy así?  ¡Tan débil!
Y quiero el placer  compartido con el que amo. 
Odio mi DEBILIDAD.

Habitación del amado

¡Que extraña  sensación  acceder a la pobreza,
¡Vagar por ella  cuando se ha vivido el lujo!
Subir escaleras llenas de olor nauseabundo 
Que llevan al cuarto donde dormita él amado.
Traspasar una puerta llena de polvo y miserias,
Cruzarla y seguir descubriendo más olores
De habitación que no abre jamás sus ventanas.
Habitar el lecho sin almohada,
Dejarse abrazar, besar, poseer... entre cuatro paredes llenas de moho
Que se acercan a cada suspiro y te inyectan humedad al compás de cada beso.

Suelos de cien años, oscuros por esos años y el polvo que pocas veces se limpia.
Descalzos los pies quieren recorrer el exiguo espacio que lleva a otras “habitaciones” donde vomitar el desencanto.
Sólo unas grandes manos quieren evitar que los pies se manchen y les calzan unas zapatillas que apaciguan el alma.
La música de un viejo casette, trata de mitigar el ruido del piso de arriba. Carreras de un perro jugando, y voces de personas en un idioma desconocido.
Olor a droga, a alcohol  y sexo se mezclan y traspasan  los centenarios techos...
Y no sé si es noche
O día
Ya que las ventanas siguen cerradas.
Ya en la quizá madrugada despierto.
Solícito el amado acaricia mi cuerpo.
Es feliz, porque a él le fue arrebatado el lujo
Y
Besos, sexo, amor se conjugan en esta habitación pobre, de emigrante que es amado por su amada. ..WWW.JULIADELARUA.COM


domingo, 28 de junio de 2015

VALENCIA,SU MERCADO CENTRAL Y OTRAS DEBILIDADES DE: VICENTE TORRES




Valencia su mercado central y otras debilidades, es sin duda un título que se impronta con absoluta libertad en la personalidad de Vicente Torres. Él es sin duda para mí el activista cultural más dinámico y serio que conozco en nuestra Valencia intima. Su verdad  es  la Verdad de una sociedad  cotidiana que muchos obvian, ya sea la inmensa belleza que nos circunda a través de La Mar mediterránea. como son sus playas, sus jardines, sus cielos únicos, sus fiestas falleras,  o las más humanas debilidades que atesora en sus escritos realizados sin miedo.
Mi mirada es la mirada del amor al arte y  al compromiso. Estas pocas instantáneas son solo unas burbujas de la esencia que podría  captar sobre la vida de Vicente, cualquiera podría hacerlo de llevar en sus manos una cámara, ya que es un gran anfitrión que acoge y da armonía a los que buscamos más allá de lo cotidiano.
Después vendrán más palabras, una exposición seria sobre su incansable caminar en nuestra editorial, otras ediciones novelescas, donde los personajes creados como lo es Veremundo, carismático guerrero del antifaz, moderno, que va a sorprender a los amantes de la intriga literaria y se preguntarán ¿En verdad solo es un personaje de ficción? ¿Pero acaso todos los que rodeamos su caminar cotidiano, somos personajes reales?  Ese es el enigma de la vida de mi amigo Vicente Torres al que le agradezco someterse a la mirada ávida de sensaciones de mi ojo avizor y a la siempre búsqueda de VERDADES  ABSOLUTAS a través de la palabra.
Julia De la Rúa


Fotografía de Javier De la Rúa