viernes, 17 de octubre de 2014

A MIS AMIGOS LOS POETAS

 
 
 
El amor hay que sentirlo con el sonido del alma. A veces nos invade la melancolía, aún así es la más bella de las melodías

¿Por qué escapar del ensueño melancólico que provoca el amor?
Acude la noche
La calma
Y pienso en el destino
Un violín
Soy sus cuerdas
Un camino dorado
Hoja muerta que se convierte en flor de primavera
Un amor
Un amor
Me acurruco escondida entre las notas oscuras de mi melodía
Serpenteo siendo LUNA melancólica
Buscona en cada esquina de la calle del tiempo
Luz de farola
Cristales rotos
Suelo empedrado de abandonos
Un amor
Un amor
o tal vez sólo su melodia

WWW.JULIADELARUA.COM

domingo, 7 de septiembre de 2014

- Ciudades Siglo XXI- A mis amigos los poetas


LA CIUDAD  QUE VINO DEL FRÍO

Despierto helada. La habitación  está casi en penumbras. A través de los cristales se introduce una pequeña ráfaga de luz. Me levanto descalza y mis manos se acercan a la ventana de donde emana esa luz circular. Los dedos escarban ansiosos en la escarcha que el frío ha dejado en los cristales sin  apenas conseguirlo. Tal vez la temperatura sea menos de 15 grados bajo cero. Tirito y corro al calor de la lumbre que ya ha encendido algún habitante de mi hogar. Los dedos de mis manos y pies sangran y duelen terriblemente. El Regajo es  un bellísimo paraje, donde cientos de árboles y fuentes de aguas cristalinas me acogen. La vegetación apenas deja penetrar los rayos del sol. Sentada observo la belleza y escucho el susurrante sonido del agua y las  hojas de los chopos que parecen cantar. Cerca de mi hay ancianos y ancianas silenciosas, en los que los surcos de los años han marcado tanto a su cuerpo que apenas pueden moverse. Saco un pequeñito espejo  dorado  en el que hay talladas formas misteriosas. Me observo y veo un rostro adolescente que me mira desde unos ojos ancestrales. Me hago una promesa a mi misma ¿o es al tiempo-espacio? ¡Nunca seré vieja! La ciudad de piedra rosada, los puentes romanos, las catedrales, las campanas, los santos, los curas, los militares, los poetas y los músicos,  atan con crudeza  a mi espíritu. Soy un péndulo que no para. Camino las cuestas, los lugares, los misterios de las calles, las casas antiquísimas, la historia de los Humanitas que dejaron en la ciudad cultura, arte… La ciudad y su puente romano me dan el primer beso en los labios......
www.juliadelarua.com
 

domingo, 10 de agosto de 2014

GUERRAS. LA TIERRA SE PARTE EN PEDAZOS. A mis amigos los poetas

 
Se introduce la luz en mi mente, luz que avisa, despierta
Nace el sol hacia levante
Sufre el alma
Camina despavorida hacia un despertar
Somos sólo pies que caminan impotentes ante el peso impuesto
De grasas o huesos y cerebro desvalido...
Difícil imaginar almas o espíritus en este lado de la vida
Teclado oscuro aporreado por falanges en son de guerra
Ruidos exteriores de petardos y bombitas que avisan a la fiesta
Pero… un cerebro con ojos ha visualizado antes un esperpéntico mundo en destrucción
Terremotos que dicen ser provocados para alentar a una 3ª guerra mundial
Países africanos que reclaman libertad para su verdadera idiosincrasia
Su goce de vida, sus bailes, sus danza sensual, sus Jaímas, el te,
La belleza de los atardeceres en los desiertos
Chupando dátiles que se deshacen en la lengua y chorrean el néctar del sabor lujurioso

Mi calle es estrecha y acoge una carpa. Cientos de personas saborean manjares
Pero en mi hay voces...aterran a mis oídos...circulitos que cuchichean y maltratan a los amigos
Sólo me sacude el desencanto, los sonidos de la banda…
Músicos celestiales que en silencio caminan lineales sometidos a las reglas divinas de la notas libres
¿Y yo?
Una ducha que moja los bucles del pelo y calientas mis sentidos heridos
No huelo a perfume de gel suave
Mi piel se áspera con la cal del agua... después
Una toalla envuelve mi cuerpo mientras escribo el vomito del alma
Y
Los pies susurran a mis oídos
Ven... camina
Los ojos se cierran y la saliva acude a la boca…la lengua sale para mezclar el embrujo cual pincel
Que dibuja en el cielo
Es fácil seguir a los diminutos dedos, a las plantas que bailan contentas
Vuelve el sol a mis balcones
Plas plas tortas de calor en mi rostro y toda yo tiemblo
Qué hago atada a una toalla, a un recuerdo de miserias, al terror que me provoca el mundo impuesto
Salta la toalla
Que más da una camisa rota, unas zapatillas gastadas, unos ligeros jeans
Corro despavorida hacia las olas
Al mar mediterráneo
El tiempo no existe
Se que aun piensas que estoy aferrada a un teclado
Pero no es cierto
Burbujea mi cuerpo virgen
Corre detrás de la sal marina
Atrapa a las gaviotas
Se restriega en la arena
Babea de placer, goza el sexo
Aletea el pelo y flota
Él... él… él
Él… él
Me besa
www.juliadelarua.com