jueves, 25 de agosto de 2016

A MIS AMIGOS LOS POETAS " HOLOCAUSTO"




Mi  último solsticio de verano, era luna llena
Amanecía y era difícil hacerlo en una cama hueca
Hueca, ya que por ella  se escapan los misteriosos  sueños,  hacia un vacío sin destino
Caminar descalza entre cipreses pétreos, era el fin…  hacia  la luna y las lejanas montañas
Ellas son   historias bellas y ocultas para una cabeza acorazada
Acorazada y cuadriculada
Apátrida de  todo.
Qué  si no es este  escabroso  deambular al que someto a mi  libertad
Libertad de poder   paralizar  el holocausto del siglo  XXI
Yo que lloré pidiendo soles  y cantos de pájaros
Belleza para la HISTORIA
APLAUSOS PARA EL ARTE
Cordura para los humanos, cuando  imperaba el maldito, el cruel… siglo XX
Me produce dolor el pensar que ya no voy a reconocer  la compasión  hacia los sucesos de este gran HOLOCAUSTO
 La luna es mi eterna compañera de madrugada
¿Por qué se me  presenta tan bella?
¿Acaso cincela mi cabeza acorazada para dejar una minucia de resquicio y …..

Escapará un sueño que aniquile la bárbara malicia humana?

martes, 16 de agosto de 2016

PUI-MIC -Lo que sólo ocurre una vez es como si no ocurriera nunca. Si el hombre sólo puede vivir una vida es como si no viviera en absoluto. MILAN kundera

Enero

He chupado tus dedos, y después los he paseado por mi rostro, suavemente. Me he dejado llevar por el sonido de un acordeón que invade nuestra intimidad. Todo en un café que hace tiempo me hiciste descubrir en el casco antiguo de tu barrio. Solos tú y yo, y un joven camarero que nos ha servido una fría cerveza.
 Los últimos días hemos aposentado nuestro ser en lugares solitarios, a si que tu aprovechas para seducirme con una caricia  que yo recibo sinuosa. ¡Parecemos niños jugando con los primeros contactos amorosos!
Desde la ventana cubierta con visillos que te encantan, “son como los visillos de las ventanas de mi tierra”, has dicho casi en un susurro, ves el nombre de la calle: Calle de los Niños. El pequeño letrero que contiene el nombre es de porcelana azul bordeado de una línea blanca. No hay palabras. ¿Para qué? Sobran...
 Me miras en absoluto silencio con esa mirada quieta y escrutadora que siempre me intriga. Mientras escribo en uno de los papeles que me has dado, la música hace que me mueva acompasádamente tratando de sacarte de tu silencio. Ya sabes la simbiosis de mi alma con la música... no sé por qué razón soy tan parte del sonido de los instrumentos... Bebo cerveza y me siento increíblemente libre. Me he desprendido de los zapatos y  descarada acaricio tu cara con los pies. Te gusta, aunque en tu faz no hay ningún signo de complacencia ante este gesto. Simplemente te dejas...
 Ha comenzado a venir gente y el joven camarero me mira sentimental, y curiosamente no se sorprende ante nuestro comportamiento. Después ha dejado su puesto por unos minutos  a una camarera muy bonita, ella sí que nos mira sorprendida y quizás envidiosa de mí.
Llevo una falda de terciopelo negro. Es larga y con mucho  vuelo. Lo que te sirve para introducir las manos sin ser visto. Acaricias mis piernas y tus caricias llegan algo más lejos. Ojala siguieran toda la noche acariciándome y penetraran allí donde tus dedos se pierden.
 De repente me dices...: “Esta es la noche de los labios”.
 Me besas. Quieres seducirme... me dejo. Jugamos a besarnos de mil maneras rozando nuestras lenguas, nuestros dientes… Un hombre delgado con barba, vestido todo de negro, joven, bohemio, me observa y me hace sentir el lugar en el que estamos... tan especial... mas pienso que pronto necesitaremos soledad y silencio. Por unos instantes mi mente planea expulsar a las personas que han ido llenando el local... Hacer el amor entre las paredes antiguas y restauradas a los compases de la música jamaicana que ahora escuchamos, sería mágico. Puedo imaginármelo salvaje y sensual... Ajeno a mis pensamientos has ido a pedir un café y aprovecho para sentirme, me doy cuenta que todo tú eres mi necesidad.                      
NECESIDAD DE EXPERIMENTAR CONTIGO EL AMOR, EL DESEO, LA PASIÓN, y ¿por qué no? la DESIDIA. Todo lo que he anhelado en esta vida, ¡cochina vida! A veces pienso lo diferente que es mi vida cotidiana a la que hago a tu lado... Tan seria, tan rutinaria, tan poco apasionada... y para mi es tan vital VIVIR y exprimir cada instante qué realice mi interior, como por ejemplo en esta noche especial, en la que tú, con tus plateados ojos me seduces e intentas influirme para que te siga...


                                                       Te amo, mi señor.
www.juliadelarua.com

viernes, 8 de julio de 2016

PADRE,RAÍZ Y ETERNIDAD--------------------" SUEÑO"







JULIA DE LA RÚA -narradora, poeta y acuarelista española- enarbola tres valiosas cualidades como catalizadores de su arte: belleza, inocencia y primitivismo. Que es una manera de oponerse a la banalidad actual del arte y a la deshumanización de la sociedad contemporánea. “Sueño”, poema dedicado a su abuelo (Zacarías Baldomero), que hemos incluido en la antología PADRE, RAÍZ Y ETERNIDAD / homenaje literario al PADRE, editado y presentado aquí, en Chiclayo, Lambayeque, Perú, en junio de este año, con participación de escritores de ocho países, es una buena muestra de la visión estética de Julia De la Rúa. “Sueño” es un poema que condensa muchos valores y sentidos. Por supuesto, belleza, inocencia y primitivismo incluidos. Cada artista asigna una definición propia a las palabras básicas de su ideario. Julia tiene, entonces, un concepto profundo e íntimo de la belleza artística, una valoración ontológica de la inocencia (a la que es necesario volver, si queremos todavía vivir vivamente la vida) y una celebración exultante del primitivismo que, intuimos, no es sino la vuelta a la sintonía ancestral hombre-Naturaleza y a un hacer arte desde la sabia simplicidad de las cosas. No sé cuán cerca o lejos estamos de las conceptualizaciones de Julia; pero de lo que estamos seguros es de que “Sueño” condensa aquellas tres virtudes primordiales. La visión mágica del abuelo ebrio y panteísta (¿acaso porque la niña cronológica y la niña espiritual vislumbran en el anciano a un habitante de otro universo, más consolador que el que vemos a diario?), el éxtasis del mundo natural, “las amapolas son maravillosas”, “el pilón donde vive la libélula”, “una pequeña violeta. Es para mi papá”, las “manzanas arrugadas y amarillas”, en fin. La huerta como una fuente de maravillas y de realidades insólitas a las que no acceden las personas “normales”; sino los que viven mágicamente, como los niños por supuesto. Así que el poema “Sueño” es una especie de relato lírico de lo que es real y maravilloso al mismo tiempo. Estamos ante la fabulación de una niña espiritual (ya que no cronológica); pero que acude a su dimensión primigenia (esto es, primitiva), para abrirnos el telón de la realidad mágica, para recordarnos la enseñanza del Principito, sólo podemos ver lo esencial con el corazón. Y eso es: el poema de Julia está lleno de sabiduría del corazón y, por eso mismo, se alinea con la Vida y el amor. Y, por supuesto, es un homenaje al abuelo Baldomero, a esa segunda estación de la inocencia que es la tercera edad. Los prosaicos dirán: la vejez. El abuelo y la huerta son dos instancias de lo insólito, de la sorpresa perenne de lo vivo y palpitante. “A veces, cuando mi abuelo riega, / se cae, y no se levanta. Da igual… Es feliz porque / se convierte en planta”. El abuelo tiene la llave de un mundo de asombro (cualidad tan elogiada de la niñez cuya pérdida engendra la monotonía y el aburrimiento que nunca debieran existir). Decía alguien que el aburrimiento no es otra cosa que falta de imaginación. Y es cierto. Por eso, los artistas como Julia tienen una mente que desborda de inquietudes y un corazón que contagia de entusiasmo. De inquietudes estéticas y humanistas; de entusiasmo por las cosas y razones fundamentales de la vida que nos impulsan a hacer arte, a creer en un mundo de hermanos (puesto que las fronteras son inventos arbitrarios) y a aspirar a aquello que nos dicen musicalmente Alberto Cortez y Facundo Cabral: “Porque el punto más alto / es llegar al amor”. Desde esa visión, la estética de Julia, tan vital, tan intuitiva, nos lleva otra vez a Facundo Cabral para, en la resonancia internamente personal que nos provoca el arte, recordarnos: “Hoy es un nuevo día / para empezar de nuevo”.

                Saludamos y felicitamos la visión y el trabajo estéticos de Julia, desde aquí, desde Perú, y nos sumamos a su hambre y sed de magia y de clamor por la rehumanización (o re-espiritualización) del hombre. A su llamado a un arte por la Vida y por los seres humanos. Y, por supuesto, agradecemos profundamente a Julia De la Rúa no sólo por su bello y mágico poema; sino, además, por sus palabras introductorias a la antología, tan poéticas, tan alentadoras y fraternas, sumándose a nuestro homenaje al padre, raíz y eternidad, en cada familia, en cada aldea, en el mundo entero.

                                               Con gratitud y consideración especial:
                                                             PEDRO MANAY SÁENZ
Director del Comité Editorial de la Asociación Cultural “Estación de Brujos”






Al hacer un recuento de los instantes en que hemos seguido las huellas asentadas en este camino de etérea amistad (por el momento), como si fuera de antaño y, pasados los años transitando el mundo en la búsqueda de la concordancia con el Universo, pues, con Julia,  hemos logrado acortar distancias,quizá siderales, en las que el ser humano navega traspasando fronteras imaginarias cuando se taladran los silencios y se buscan respuestas a los misterios que nos plantea la existencia. Es en esos instantes mágicos, donde la dimensión de lo que solemos interpretar algunos buscadores con avidez,sin término ni principio, por lo que llevamos adelante este despertar de coincidencias en cuanto a fines y objetivos que nos vamos lanzando para hacer de estos sueños la única y certera realidad en esta moderna era cibernética en la que nos movilizamos inexorablemente. Y aquí es, por ello, cuando hacemos de esta actividad  lo que solemos llamar con sentido común: AMISTAD. Con Julia, se ha logrado esto con mucha soltura y comodidad, tan natural como beber un vaso de agua que nos aplaca la sed de transitar por lo sensiblemente humano.

LUCIANO “KICHI” BERGER
Coordinador General  de la Asociación Cultural “Estación de Brujos”
                                                      Co-Director de las Redes Sociales Facebook Casa del Poeta Peruano


CHICLAYO, PERÚ