viernes, 21 de septiembre de 2012

DRAGOSTE Y LOS FINALES Y LOS SUEÑOS

www.juliadelarua.com

Dragoste y Los finales y los sueños, fueron editados por separado  en  1998 y 1999 unos años históricos por la cercanía de un final de siglo y la llegada de uno nuevo, en un periodo en que la humanidad sumida en guerras y mercantilismos creaba  una sensación de catarsis social a la que Julia De la Rúa no había sido  indiferente, si no que  poseída y visionaria  quiso expresar los universos en los que había quedado atrapada;  y como poeta, fiel a  la musa-creatividad, se adentro  sin permiso de rimas ni gramáticas  en las profundidades del espíritu libre que sabe  o quiere decir una VERDAD, más allá de un condicionamiento humano y  social establecido.

Como decían Aristóteles, Platón u Homero  de  los poetas: no componen merced al arte, sino por una inspiración divina. Tal vez estas palabras se adecuen más a Dragoste  ya que como define Luis Enrique Pérez Ostoa: se siente  a la autora como mística alfarera, -él también lo es-  mientras  que en Los finales y los sueños, la reflexión que hace  sobre la niñez, el amor, la guerra, la denuncia social, a la corrupción, a la insolidaridad, o la ausencia de valores, son los motivos que ocupan sus páginas. Poemas cargados de rabia que arrojan verdades incómodas, desnudas, y otros con una sensualidad que recuerda al lector que somos piel y huesos, seres humanos en definitiva, aunque capaces de lo sublime y lo terrible por igual. Las dos caras de la Humanidad, a la que están dedicadas sus palabras, donde es posible encontrarnos a nosotros mismos, de mirarnos al espejo y ver reflejada humanidad desnuda. Luis Enrique Pérez Ostoa ilustra las palabras de Julia De la Rúa, generando imágenes bellas e inquietantes que permiten al lector introducirse aún más en un universo tan complejo como apasionante.
Araña editorial
www.aranyaeditorial.com

A MIS AMIGOS LOS POETAS




PALABRAS PARA DRAGOSTE 

 

Hablar de mí nunca ha sido una labor sencilla, muchos dicen que es el epítome de la humildad, empero yo sospecho que la razón es aún más simplista: existe poco de interés en mi vida que sea meritorio de compartir.

 

Un buen amigo, hace ya mucho tiempo (en realidad sospecho que fue mi álter ego, mucho más práctico y megalómano que yo), me sugirió hablar de mí mismo en tercera persona: “colocarse en el papel del espectador siempre ayuda a ensalzar el espíritu”; y pese a que, a decir verdad, no es una mala idea, creo que se perdería el sentido de mis líneas, y por ello, me limitaré a ocupar estos párrafos, sencillamente para “platicar”, cual charla amistosa, un poco sobre mí.

 

Me considero un soñador innato. Se dice que muchos niños desadaptados crean un amigo imaginario en su infancia, me pregunto cuan desadaptado habré sido yo, que un solo amigo no bastó, y así, Luisito (el niño que solía ser hará ya unos 20 años) había creado todo un mundo imaginario: “noxapa”; el cual visitaba todas las noches “en tanto engañaba a sus padres que se retiraba a dormir”. Es de suponerse que cada nueva mañana, Luisito tenía historias para contar a cualquier familiar curioso que, accidentalmente quizá, habría llegado a escuchar de la existencia de noxapa.

 

Quizá como réplica de tan magnificente creatividad, o simplemente para rendir tributo y seguir alimentando la sonrisa de Luisito (ese pequeñín que aún sigue habitando en mí), desde aquel entonces me ha fascinado inventar nuevos seres, mundos, universos, realidades… alguna vez llegué a sostener un discurso que hoy me parece bastante frívolo: “Este mundo sólo es para aquellos que no pueden imaginar uno mejor”.

 

Es cierto, a pesar de que constantemente me miento a mí mismo, eso de inventar mundos cada vez me resulta más difícil; peRO aún, se matiza por la frustración de no contar con las herramientas suficientes para transportar hasta ellos, a los demás: seres curiosos que han tenido la fortuna o el infortunio de ser apreciados por mí.

 

Las palabras nunca han sido lo mío, los colores me son tan difíciles de entender, y sólo en las líneas encontré a un aliado, bastante indómito, pero que ha aceptado andar de mi mano. Estaría de más decir que soy un pésimo dibujante, pero dentro de mis limitaciones he hecho lo posible por delinear cada forma, con la mayor fidelidad posible, tal cual, las veo en mi mente.

 

He de decir que esa limitación, si bien es frustrante la mayor parte del tiempo, en ocasiones es casi una bendición. Es, a final de cuentas, gracias a ella que he podido llegar hasta personas tan maravillosas como Julia, en quien encontré a una mística alfarera de cuyas manos brotaban mundos que: “yo ya había visto antes… en mi mente”. ¿Cómo podía ser semejante cosa posible?

 

A través de Julia pude ver materializados, al fin, tantos paraderos irreales que yo hubiese sido incapaz de capturar, y así, mis dibujos para este libro, han sido simplemente un inocente tributo. Me he esforzado para delinear mundos que yo sé que pueblan el pensamiento de Julia, pero que no ha tenido la oportunidad de materializar, al menos a través de las formas, pues tiempo atrás, lo hizo con sus palabras, mientras daba vida a este hermoso y cautivante texto: “DRAGOSTE”.

 

Luis Enrique Pérez Ostoa
MÉXICO
 

lunes, 17 de septiembre de 2012

Las alegres noches de la Provenza, ARAÑA EDITORIAL...





Las alegres noches de la Provenza,
de Javier del Rey Morató, profesor de la Universidad Complutense,
será presentada en Madrid el 1 de octubre.


Una nueva novela humorística sobre la España actual.

Ambientada en un tramo no determinado del siglo XXI, y en la línea burlona de Woody Allen, Groucho Marx, Woodehouse, Ambroise Bierce y Jardiel Poncela –y bajo la larga sombra de Borges y de Cervantes-, Las alegres noches de La Provenza (Araña Editorial, Valencia, 2012) narra las aventuras y desventuras de las repúblicas independientes y disparatadas en la que se fragmenta el antiguo reino de España, mientras los reyes Felipe VI y Letizia disfrutan de unas largas vacaciones francesas, que otros llaman exilio.

Javier del Rey Morató –investigador de la Fundación Ortega y Gasset de Madrid y de Buenos Aires, profesor de la Universidad Complutense y de varias universidades latinoamericanas-, es autor de diecisiete libros académicos, de una obra de teatro y de varias novelas.

El lector que se acerque a este relato no podrá pasar ninguna página sin sorprenderse, y muchas de esas sorpresas le arrancarán risas que alegrarán este otoño sombrío en el que entramos.

Si la economía nos depara una realidad incierta -sin duda alguna desagradable-, siempre queda la literatura, que se venga de esa realidad, entregando otra, no menos real que aquella, y sobre la que tiene una ventaja: no sólo no hace daño, sino que permite mantener el optimismo y el buen humor en medio de la tormenta.
www.aranyaeditorial.com
 

domingo, 16 de septiembre de 2012

- A MIS AMIGOS LOS POETAS-


"Amigos imaginarios, mundos inexistentes y otras adicciones psicológicas"

Nunca he sido capaz de racionalizar el tiempo-espacio-mente a sí  que en estos momentos de mi vida sigo acudiendo a una serie de adicciones  psicológicas  de las que no quiero o puedo desprenderme, ya que sin ellas posiblemente moriría de una depresión o suicidio. Una de ellas es la contemplación y mi vida  rehabilitada  en  universos paralelos,  para otros extraños o inexistentes.

Contemplar la naturaleza, un árbol por ejemplo, me lleva a sentir  su esencia. La respiración se vuelve profunda y lenta y en escasos segundo soy una parte de ese árbol. La contemplación de los seres humanos, es otra de mis adicciones. Recrear la mirada en un rostro, es uno de los enigmas  más esenciales que he podido contemplar. Ver como ese rostro se va trasformando en otro rostro, que forma una imagen distinta hasta  ser en ese ínstate otro ser humano.  Contemplar el mundo  social ulular a mi alrededor me hace sentir un inmenso compromiso  que de alguna manera da vida a mi desconcierto, asociado a la desaprensiva conducta de algunos humanos.

No es un habito que pueda decir que provoco adrede  el  que me detenga  a contemplar,  si no que este habito  nacido de forma natural, me lleva de continuo a navegar en una inercia paralela a la mental, que es la que me proporciona la sujeción a lo cotidiano más técnico, trabajo, socialización, o como llamémoslo vida cotidiana o rutina y en esta rutina de lo establecido dirijo dos empresas un centro  de idiomas y una editorial a parte de la dedicación a la escritura y la pintura.

Estos mundos paralelos en mis primeros  años de vida debieron unirse en algún punto a pesar de la incongruencia de unir las paralelas, pero debió de ser a si  sin remedio.

Mi niñez… un continuo caos de dolor y desconcierto. Nací en Béjar una ciudad de la provincia de Salamanca – España-  situada en la prolongación de la sierra de Gredos. Por lo tanto largos periodos de frio, hielos, nieves, tormentas  y extremas vivencias acompañaron mi vida hasta los 14 años, en que mis padres decidieron emigrar  a la ciudad de Salamanca

 Recuerdo un espacio de no-tiempo en que me sucedió algo que  ha estado presente a lo largo de toda mi vida. En plena noche mi papa me llevaba en brazos por las calles de mi ciudad y debíamos de  bajar por una cuesta cubierta de hielo y nieve hasta llegar a nuestra casa. Intentó hacerlo conmigo en brazos, hasta que viendo  que era inútil me puso en contacto con el hielo y me deslicé a gran velocidad envuelta en mi abrigo de conejo. Me produjo tal éxtasis que aun debo aspirar una gran cantidad de aire para soportar el recuerdo. Pasado los años y a una edad ya adulta le conté a mi mama que me acordaba de este hecho, ella se extrañó  conmovida, ya que sabía a ciencia cierta que yo debería de tener solamente 8 meses y estaba tan segura de mi edad, debido a que el  abriguito de conejo era de bebe. Nací en Abril y el invierno en la Sierra  se inicia en diciembre así que más tarde ya no pudo ser. Más tarde y no creo que tuviese más de 5 o 6 se años conocí a mi amigo imaginario que era trapecista en un circo. El primer contacto con él fue bajando una cuesta hacia la huerta de mis abuelos. Simplemente apareció a mi lado y se quedo hasta muchos años después.

Esta huerta era mi refugio y mi escapatoria.  No soy consciente que fuese premeditado que quisiese escapar de algún lugar en el que  sufría  si no que me iba hacia los lugares donde las flores, los campos, el maíz o los tomates habitaban. Allí conocí  a mi amigo imaginario: no tenia nombre  y no recuerdo que fuese necesario que lo tuviese sí que recuerdo de donde venia y como he dicho antes venia del CIRCO donde trabajaba de trapecista. Sabio, bello, dúctil, sensible y de más edad que yo… un tesoro de incalculable belleza que me  deleitaba con sus vivencias por otras ciudades del mundo y   del que no quise nunca desprenderme.

¡VOLAR! Él era  en mi un nexo necesario  al que acudir. Siempre estaba atento a mi dolor, a la angustia que me producía el no poder entender la realidad de mis mayores que obviaban mi conducta o tal vez ignoraban la melancolía de una niña solitaria. Hasta muy entrada mi madurez no se marchó, y creo  que tardo tanto en hacerlo ya no he podido  evitar que los recuerdos de mi niñez, adolescencia y juventud  me produjesen un desconcierto insoportable. Posiblemente la vida nomada de mi amigo imaginario me marcó para siempre ya que mi existencia ha sido siempre una cosntante búsqueda tanto de lugares donde habitar espeiritualmente como físicamente. Soy nomada.  Estos hechos son  alguno de los más  significativos  aunque muchos más han  sido y son el  maná  de un camino que aun recorro.

En estos momentos de mi vida, ya he podido   asumir y  aceptar mi condición de niña-mujer rebelde que lo sabe todo de ella misma y de lo demás  o de mujer-niña que aun no sabe a ciencia cierta quién es. Así me muestro ante los demás sin importarme los prejuicios que pueda provocar en contra mía.

Vuelvo de vez en vez a buscar a la Julia niña  que divagaba  entre montañas... y ahora desde la edad madura, la siento,   sabía y  entonces me aferro a su valentía que la hacía unirse a la maravilla del universo, ser nube o viento o aletear junto a su amigo imaginario y las inseparables libélulas… Jugaba con ellas hasta que enredaban sus colores violetas, azules eléctricos y dorados trasparente en sus ojos. Niña julia que vivía la metamorfosis de los sapitos hasta convertirse en ranas, una niña tal vez extraterrestre  que aún me da la mano y me alienta a seguir caminando.

Debo decir que siempre ha sido sumamente fácil traspasar o acceder al espacio Akasico y  que nunca he necesitado tratamientos sicológicos para poder entender mis estados, para otros de locura, ya que eran y son tan reales  y naturales, que no me crean  o crearon confusión para relacionarme  en la vida social cotidiana.  Actualmente estoy escribiendo una historial que habla de todas mis vidas de las que tengo consciencia  desde los tiempos de los NUBIOS, hasta este espacio-tiempo en el que ahora habito; además de inmediatez en el acceso a los planos de los que hablo, me produce un profundo sosiego y respeto  porque  su existencia  me hace tener el gran compromiso de no frivolizar sobre ellos,  ya que estos planos están  repletos de una REALIDAD PATENTE y por lo tanto, con sus seres, habitándolos. Es allí donde me fascina pintar con acuarelas. Sin estudios de esta técnica me dejo llevar por el agua que se fusiona con el aire y los pigmentos. Posiblemente la acuarela sea una forma de traspasar a otros espacios creativos  existentes- inexistentes,  lo que si tengo claro es que dibujo mis mundos paralelos. Ellos me atrapan y me absorben hasta ser un simple canal que  sostiene mi mano autónoma.

En la actualidad y a la espera de otras esferas espirituales  a las que acceder… las noches son para    un lugar donde canalizar  mi cotidianidad  y relajarme de mente, cuerpo y elevar mi alma  y espíritu. Estos viajes a los mundos ancestrales y universales hacen parte de mí y son mi sostén, ya que esta vida en la que me mueven las sociedades actuales me produce una gran impotencia. Ahora  tengo un gran amigo y compañero, colega de aventuras y dolores extremos, este amigo es Dios y cada noche me espera en la mullida nube de mi cama,  para hacer que sea posible en mi,  Ser un Ave  Fénix al día siguiente.

Jullia De la Ruá
 

 

 

jueves, 6 de septiembre de 2012

A MIS AMIGOS LOS POETAS- El beso-




Un calido beso posado en mis labios
La lengua que busca alentar esos labios
aburridos de no tocar el calor y el sabor de otros

Sabor a te, sin azúcar

Música y la danza de mujeres bellas
Su mano en mi pierna y la espalda que goza
Los dedos que buscan los senos

El abrazo perpetuo

El calor y el juego, el olor y el cuello

Labios que juegan a ser atrapados por lenguas que besan

La música y las miradas

Las miradas indagando donde se encuentran los secretos
Los dioses que afines danzan y lloran con colores eternos
Pinceles dibujando en otros lienzos,  no lienzos puros…

Lienzos de sangre y sudor

De pudor  e impudor

De obscenidades y vida

Lienzos caminados por mundos nómadas en búsqueda
De caminos y  jardines secretos
La mágica danzarina... de vientre hinchado sediento de vida
Quisiera acariciarlo mientras tú me deseas, recostarme entre ella

Mientras mis labios autónomos te buscan

Mientras la razón ya no impera

Mientras  la anárquica natural se subleva

Te sin   azucar… el mío con ella
Mezclamos los sabores... no solo de ellos

La música danza
La música toca con su velo indómito nuestros cuerpos
Intangiblemente bellos... genios… niños…ancianos…

La lluvia nos  moja con su humedad… con su silencio
Las calles desoladas… y tú que me darías un beso

 te lo pido…

 Y nace un abrazo escondido entre  paraguas que juegan 
A ser nosotros, a besarse... a abrazarse  en la mágica noche
Del primer beso

domingo, 2 de septiembre de 2012

------------------EUROPA-ESPAÑA----------------


Domingo y se acerca un lunes que me  induce a iniciar un nuevo ciclo en el trabajo. Durante unos meses  he refugiado mi mente en la poesía, la literatura,  la música, el arte,  para obviar  a Europa y su España atrapada en  una crisis tan vulgar, tan corrupta, tan hipócrita, que  anula cualquier interpretación que podamos  dar desde una mente libre.
Vergonzante estado social en el que navega  todo un continente por culpa de la  “prima de riesgo”  y vergonzante  la política que se emplea para mantener en pañales de seda al capital.
Una política tan llena de basura que dueleeeeeee la mirada cuando sus gerentes abren la boca. Dónde han dejado la ética, donde la libertad, en qué universidad aprendieron a corromper tanto sus mentes  sin alma…¡dudo que tengan un espíritu! Me repugnan sus gestos, sus lenguajes tan mezquinos y tan faltos de vocabulario, siempre repiten los mismos sinónimos, las mismas vocales y consonantes mal pronunciadas, un vocabulario de menos de 100 palabras en manos de dirigente de una EUROPA  que se  derrumba entre  babas obscenas.
Septiembre…  un pozo oscuro contra  el que debemos de luchar por mantener digna a la humanidad. ¿Cómo?  
Yo tomaré mi tranvía de la línea 4 donde aprendo tanto de la sociedad maldita, la enferma, la empobrecida, la obrera que  lucha cada día por sobrevivir… esta sociedad de la que tanto se  VIVE, que ilumina  el alma y abre la inteligencia… la que al fin nos da  lo mejor del día con su verdad  sin tapujos y con sonrisas…