jueves, 31 de marzo de 2022

PRIMITIVISMO FEMENINO --- EL PERFIL DE LOS PERROS


 




primitivismo femenino


La búsqueda de lo absoluto.

Me siento aventurera del absoluto. Mis manos  son instrumentos manejados por esa búsqueda interior que me lleva a La BELLEZA.

Cuando me expongo con inocencia ante un papel  ya sea escribiendo o pintando me sumerjo  en una  atmósfera que me absorbe.

Esa atmósfera sobrepasa mis expectativas técnicas. La experiencia es fascinante  y me siento elevada   a un sentimiento que no parece de este mundo y que me lleva a la plenitud, a la realización interior: al absoluto

Así van naciendo formas que hablan de esos mundos internos  a los que después accedo para aprender de ellos.

La acuarela es una técnica que me fascina, ya que la conjunción o fusión del agua, el pigmento y aire…tres componentes  naturales… es  lo que trasporta  o canaliza  ese impulso visceral e inmediato de CREAR  ese instante robado a la existencia  y que se convierte en poesía... ya sea en color o en palabras.

La palabra, la poesía, es un privilegio poder manejarla para construir vidas. El lenguaje va más allá de la propia filosofía; una palabra que se va encadenando a otra y van formando un conjunto de vivencias que en ese momento se van dibujando sobre un papel impoluto, es una de las mayores catarsis que el ser humano pueda sentir. Un continuo renacer del caos existencial y vital de los personajes que van poseyendo a un ser ignorante  de la gran fuerza e influencias que dejaran ellos mismos,  para la posteridad.

Todas mis experiencias son historias plasmadas o contadas con absoluta libertad y rebeldía… ingenuidad y primitivismo…. Asumiendo mi desnudez y mi entrega al Arte y la Cultura ya que sin esa plenitud que siento….

                                                                                               La vida no vale lo mismo.

J. De la Rua


                                                                                                      


miércoles, 30 de marzo de 2022

WILSON ROA - PLANETA CALIWOOD Caos y Frenesí



PLANETA  CALIWOOD 

                                                    CAOS Y FRENESÍ 

 

Planeta Caliwood: el Caos y Frenesí  de LA LITERATURA, esa maldita, esa terrible esencia que nos convierte en su marioneta y nos utiliza sin compasión sin remilgos prejuiciosos y nos hace crear un libro.  Libro…muchos más libros en un solo objeto en el que encerramos nostálgicos nuestros delirios de poetas, nuestra excelsa libertad, nuestra música y nuestro cine, sin vanidades repulsivas, si acaso recreamos nuestra amistad y unimos la fuerza que nos exige, LITERATURA, para sacar a la luz todo un canto a la humanidad. .......................







WILSON ROA






 

WWW.ARANYAEDITORIAL.COM 

lunes, 21 de marzo de 2022

EL PERFIL DE LOS PERROS - ¿Sociedades como perros?


 

 

Qué lejanos se quedan lo sentidos. Fines en un pozo vacío. Sueños que fueron vanos artilugios de vida. Sola, en un rincón de la vida, miro, a través de mi alma, el universo creado por ¿Dios? Sola y perpleja ante ese espectáculo fútil y ficticio de la ¿realidad?

Sola... ante tanta verdad de fuerza, de lucha hipócrita, de materia inerte que somete y degrada al humano.

 

Me abruma mi pesado cuerpo y mi alma nostálgica

llora.

La verdad, ¿virtud?

La verdad, ¿un bien?


Qué triste es la vida desde el alma dolida.

 

Observo al mundo desde el balcón de mi cerebro. ¡Insólito teatro ante mí! Y gotas de sangre tiñen los cielos que a diario se visten de gala sin conseguir borrar las manchas rojizas.

 

Odios y guerras por doquier. Miedo, más miedo de todos, incluso de aquellos que gobiernan, ya que en la soledad de sus cuartos habitan la conciencia.

 

La Verdad, ¿qué es?

 

Podría decir mil sutilezas... Como cada mañana, al mirar los tejados centenarios y al gato Jorge pasearse por ellos, quiero presumir la belleza; y cómo quisiera volar con los pájaros y los vientos que también veo, pero los grilletes que atenazan los pies de mis iguales están también atenazando mi alma.

 

De poco sirve mirar a la luna que vuelve del otro lado de la tierra o dejarme poseer por el color malva que provoca el amanecer, el Alba...

 

Mi abrumador cuerpo y yo miran, remiran, pero el alma también sangra con su pesada carga. De poco sirve pensar en Dios o en el verde de la planta, ahora... sobre la mesa cercana. O en los libros llenos de palabras sabias. O en los bellos colores que a veces mis manos manejan...

 

Ya EL CAOS se impone. Ese caos que tiñe los sueños de rojo. Ese caos que absorbe la tierra abriendo lagos internos de sangre que brota a borbotones, formando un espectáculo de horror infinito; y yo me pregunto: ¿por qué aún vivo o por qué no habité mi realidad de hoy en un pueblo libre... primario? ¿Por qué me dejo someter, me esclavizo y no reniego de lo que soy? ¿Un humano?  

Todas las cárceles sociales          


Alambradas. Triples alambradas

electrificadas

hambrientas de sangre y de piel rasgada

Yacen los perros, los bellos perros

de su piel despojados

aislados

Grilletes en sus patas

Sus ojos tapados con negros trapos

Sus bocas selladas... Anuladas...  ¿Por qué?

El gran perro sediento de justicia eterna

somete a los suyos, los arrastra al averno

Alambradas Electrificadas inyectadas de odio

Yacen los perros en su nueva piel naranja

Sus finas y sabias «patas» se arrastran

con su pesada carga

¿Dónde su mirada?

¿La bella mirada?

¿La negra y profunda mirada?

¿Dónde su boca, los dientes tallados

la fe, la dignidad, del mortal humano?

El gran perro, rotundo de rabia

lujurioso, lastimero, baboso

perro de mirada vacía, pequeña

huidiza, lastimera...

Sólo de ella nacen balas... misiles... miserias...

vanidad 

y

miedo

    Julia De la Rúa

2022                                                              

 

 

martes, 15 de marzo de 2022

EL TESORO DE LAS SEMILLAS SAGRADAS - JULIA DE LA RÚA - SANTIAGO JARA

 









EL TESORO DE LAS SEMILLAS En pleno siglo XXI ciencia y arte se unen o se alían en un éxodo de esperanzas donde recuperar y donar al futuro el alimento legado por la naturaleza a nosotros los humanos. Desde tiempos ancestrales en los que el Homo Sapiens, a través de su espíritu primitivo, fue tomando conciencia de su Yo existencial y fue descubriendo semillas que creaban un sustento y que además no tenían que obtenerlas a la fuerza, sino cultivándolas en la tierra llena de minerales que las dotaron de vida al igual que el alimento que recibían de la madre, fueron moldeando a un ser primitivo en ser inteligente hasta ser capaz de ir creando arte rupestre en sus cuevas. Unir Ciencia y Arte, Cultura y Antropología, es hoy uno de los logros que quizás den los resultados que más necesitamos todos los habitantes que poblamos aquellos cimientos que nuestros antepasados nos legaron. No permitiendo que semillas como el Kamut ("Alma de la Tierra de los Egipcios"), la Quinua (llamada por los Incas "Grano Madre"), el Amaranto (que los Quechuas denominaban "Semilla de la Alegría", e incalculables semillas se destruyan o se pierdan por la mala administración política, sería una de las peores aberraciones que cometeríamos. No somos dueños de una tierra, somos dueños de nuestra inteligencia que debemos derivar a los valores sabios de nuestros antepasados que fueron capaces desde su primitivismo legarnos los inicios de la agricultura y el arte en general. Hoy sólo debemos pensar en unir nuestras fuerzas asidos de un hilo invisible pero tan resistente como los hilos de seda que cimienta nuestro pasado, convirtiéndonos en una red sólida, humanista y llena de Sabiduría. Julia De La Rúa Poem: Julia De La Rúa Music: Santiago Jara © All Rights Reserved

lunes, 14 de marzo de 2022

CIUDAD JUAREZ.


Un placer participar con artistas internacionales que amamos tan bello país: MÉXICO

Julia De la Rúa

viernes, 4 de marzo de 2022

NO A LAS GUERRAS DEL MUNDO. El no tiempo-


 

IMÁGENES INFORMATIVAS.

 

La noche, los días, los instantes

Siguen envueltos en sangre.

La razón,  ya no tiene razón de ser.

El caos se impone. El poder se impone.

Los que se dicen  jefes  se imponen.

Absurdo final de siglo.

Imágenes informativas terroríficas, bombardean nuestras almas. Almas que duermen hastiadas de tanta ignorancia.

Imágenes de ojos infantiles  vacíos, ya que les han quitado la esperanza, se enredan entretejidos entre la vida cotidiana, y hacen que esta vida este también vacía.

Bombas, misiles, aviones cargados de muerte sobrevuelan los cielos,  que sólo deberían de estar hechos para la luz y el éxtasis Divino. Ya nadie mira hacia ellos. Ya nadie ve la luna o las estrellas, las nubes o el arco iris, el bellísimo atardecer, la aurora boreal, la lluvia...

Sólo se oyen ruidos atronadores que surcan los vientos y nos envían muerte, terror, hambre...

Nos hemos convertido en piedras silenciosas... y el poder con su gran martillo nos va despedazando para construir con nuestros pedazos,

La cripta de su lujuria...

Final de siglo...  donde contemplar la belleza se ha convertido en un reto. Donde atreverse a decir:

Te amo  a un desconocido, se ha convertido en una utopía,  y sin embargo si podemos matar impunemente a ese desconocido.

Final de siglo... donde el pueblo muere... …………….

 

………………emigra desnudo... surcando valles repletos de nieve,

O desiertos ardientes que abrasan...

Imágenes informativas que invaden nuestro ser dormido, con gestos benevolentes de ayuda, de entrega a esos emigrantes...

O.N.G.E.S   ocupan sus campos... sus pueblos...

Con sacos de harina, azúcar... desde su poder Arrojan pan a las manos hambrientas, como si fueran perros... La comida se sirve...  no se tira.

O.N.G.E.S que deberían ocupar el territorio del poderoso y enseñar: Paz, concordia, amor.

Final de siglo... despreciable.

Mientras las guerras destruyen vida... otra  guerra destruye la sensibilidad, la ternura, la belleza...

Guerra cotidiana  de la Gran Religión que mueve el consumismo, el materialismo, la frivolidad...

Guerra que impera con su aparente belleza... creando: museos... ciudades   de las   ciencias... edificios grandiosos... parques infantiles -vacíos-...  complejos turísticos...  escuelas  robotizadas... alimentos transgénicos...  vida creada en probetas...

Belleza ficticia que crea el poder con su dinero,

Para que el pueblo duerma envuelto en mentira...

¡Mi alma  grita despavorida!  Y convierte la caja sensible que la contiene,  en caja resonante, que emite sonidos desgarrados al ser rascadas sus sensibles cuerdas... cual si fuera...

  De una  delicada arpa...

¿Dónde está el amor, Final de siglo?

¿Qué hemos hecho?

¿A dónde vamos?

¡Ojalá seas el ángel exterminador del mal!

Julia De la Rúa  1999

" DRAGOSTE Y LOS FINALES Y LOS SUEÑOS"

www.aranyaeditorial.com







miércoles, 2 de marzo de 2022

LA POESÍA NO TIENE FRONTERAS . NO A LAS GUERRAS

 

La pequeña canción sobre la noche de Moscú

¿Por qué estás tan triste, mi buen artista,
mi buen pintor, músico o bardo?
¿A cuál de las tempestades, la más salvaje,
le has gastado todo tu talento y tu corazón?

¿Y en qué parte del camino
perdiste todas tus miserables monedas de cobre?
Ibas a ser un profeta de Dios,
pero has venido con una deuda en bruto

Como el eco de los tiempos justos, pasados ​​aquí,
como el recuerdo de la esperanza de antaño -
o una calle mantiene tu perfil, tan claro,
u otro - tu huella , tan audaz.

Por lo tanto, pague desde la izquierda del timbre,
limpiando sus mejillas de las lágrimas y la prisa del sudor,
porque se gasta en dedos delgados y agitados
el arco de tu violín, o pluma, o cepillo.  

BULAT OKUDZHAVA



El pequeño soldado de estaño de mi hijo

1964

Los ruiseñores llenan la tierra de notas
Y la lluvia de mayo - con sentido de los encantos,
Pero un soldado de hojalata, pequeño y honesto,
Está condenado a innumerables proezas de armas.

Puede ser, un artesano, triste y en mal estado,
empujado en el mundo él, con disgusto.
Pregúntale al soldado de hojalata: "¿Estás contento?"
Y él apuntará a ti de inmediato.

En un cambio de fiestas y días de la semana, simple,
En una cadena de edades, rápido y cojo,
Lloran o ríen - toda la gente -
Espera a sus enemigos de todos modos.

Él siempre espera el momento, repentino,
cuando atacarán a trompetas ...
Pregúntale al soldado de estaño: "¿Estás asustado?"
Y él apuntará a ti de inmediato.


El pequeño soldado del estaño
es profeta de la pérdida y el estrés:
su pequeña arma, condenada a matar,
nunca pierde sus manos.

Y estoy agradecido a mi defensor,
aunque predice la oportunidad de la batalla.
Pregunte a la soldadura de estaño: "¿Es doloroso?"
Y él apuntará a ti de inmediato. 

BULAT OKUDZHAVA

 

Final de  un Siglo... final  entre guerras...

Final de todo... se muere el Siglo XX...

 

Se muere el dolor, la tiranía...

Se mueren... H, S, F, P, M

No quiero decir sus nombres

Todos sabemos quiénes son.

Se muere el Siglo, se muere...

Y  retumban en mis oídos mil gritos de muerte... millares... Me conmueven

 Y aunque suena la música de la vida,

              Me derrumbo.

Se muere el Siglo, Siglo XX, maldito, oscuro, tenebroso... donde genios habitaron y dejaron su belleza...

Dónde esos otros,  H, S, F, P, M   los masacraron...

 

Se muere el Siglo XX, ¡Ojalá se muera del todo!

Que se lleve con él la tiranía, el materialismo,

Lo totalitario... que se mueran con él... el hambre

Las guerras... la degradación humana... la injusticia...

La desintegración de los pueblos...

                                         ¡Qué se mueran!

Se muere el Siglo XX...  Siglo maldito...

En el que la humanidad se odió...

Se odió al pueblo...

Y los pueblos se odiaron entre ellos...

Se muere... se muere...

Se muere este Siglo...

Y quiero música nueva, libre, repleta de dones

Y jardines,   en los que el alma se regocije

De belleza...

Se muere, se muere...

 

Y quiero un siglo nuevo. Lo quiero infante, puro, inocente,  y a la vez justiciero...

Que Impere la Justicia

Que borre el pasado tiránico de este...

                                                     Siglo XX

Quiero un Siglo VIVO, humano, sencillo...

Que lave los rostros ennegrecidos por el dolor...

 

Se muere el Siglo XX,  pero  quedan días... demasiados... como todo animal cruel,

Aún muerde...

No hay remedio... estamos sometidos a él...

Estamos en él...  somos  él... el maldito...

Pero se muere... se va... se acaba... se evapora

Cual bruma...  Y   rezo...  qué más da a quién...

Quiero un siglo  donde todos  seamos capaces de ver  el rocío en las flores... donde trinos de pájaros

Nos despierten... donde podamos sonreír a un desconocido... donde todos seamos geniales, creativos... donde en la noche vuelvan a nuestros hogares el calor familiar,  y nos contemos cuentos fantásticos y no penas... donde los tiranos no nazcan y nos gobierne el amor... donde la Paz llegue y halla justicia...

UN SIGLO NUEVO...

Donde reine lo sencillo y no reinen las guerras... Donde el día sea DÍA

Y la noche,  Lo SEA...

 JULIA DE LA RÚA

                                           30-3-1999

Entonces hablaré de eso

Escrito por Serhiy Zhadan y traducido por John Hennessy y Ostap Kin


Así que hablaré de eso :

sobre el ojo verde de un demonio en el cielo colorido.

Un ojo que observa desde el margen del sueño de un niño.

El ojo de un inadaptado cuya emoción reemplaza al miedo.

Todo comenzó con música

con cicatrices dejadas por canciones

escuchado en bodas de otoño con otros niños de mi edad.

Los adultos que hacían música.

La edad adulta definida por esto: la capacidad de tocar música.

Como si fuera una nota nueva, responsable de la felicidad

aparece en la voz

como si esta habilidad fuera innata en los hombres :

para ser cazador y cantante.

La música es el aliento a caramelo de las mujeres

cabello con olor a tabaco de hombres que pesan tristeza

prepárate para una pelea a cuchillo con el demonio

que acaba de irrumpir en la boda.

Música más allá del muro del cementerio.

Flores que crecen en los bolsillos de las mujeres

escolares que se asoman a las cámaras de la muerte.

Los caminos más transitados conducen al cementerio y al agua.

Ocultas solo las cosas más preciosas en el suelo—

el arma que madura con ira

corazones de porcelana de los padres que sonarán

como las canciones de un coro escolar.

hablaré de eso—

sobre los instrumentos de viento de la ansiedad

sobre la ceremonia de la boda como memorable

al entrar en Jerusalén.

Establecer el ritmo salmico roto de la lluvia

debajo de tu corazón.

Hombres que bailan como se sacian

fuego estepario con sus botas.

Mujeres que se aferran a sus hombres en la danza

como si no quisieran dejarlos ir a la guerra.

Este de Ucrania, el final del segundo milenio.

El mundo está lleno de música y fuego.

En la oscuridad, los peces voladores y los animales cantantes dan voz.

Mientras tanto, casi todos los que se casaron han muerto.

Mientras tanto, los padres de personas de mi edad han muerto.

Mientras tanto, la mayoría de los héroes han muerto.

El cielo se despliega, tan amargo como en las novelas de Gogol.

Resonando, el canto de las personas que recogen la cosecha.

Resonando, la música de los que acarrean piedras del campo.

Resonando, no se detiene.


Serhyi Zhadan es uno de los poetas y novelistas más conocidos de Ucrania, que reúne a miles de personas en los lanzamientos y eventos de sus libros.