jueves, 30 de enero de 2020

FERCHO COARTAS- A JULIA DE LA RÚA



Para llegar a lo absoluto hay que estar cargado de dudas. La duda es un escorpión que clava su aguijón cuando la incertidumbre cunde, por eso dudar da exilios, el veneno de la pregunta, el sabio discurrir deja heridas y crea abismos, pero se sigue cultivando como una llave o como un garfio que abre fronteras infinitas.
La duda es una entrega, un ser entrega fragmentos de si, la esperanza rota y el compromiso intacto, la visión solidaria frente al mundo entre congojas y lamentos pero con una sonrisa que cura y que alimenta.  La duda es la trasgresión el acto de no someterse a sentencias construidas y dogmáticas, es cuestionar verdades, es destruir valores incómodos e inmóviles.
Algo de bella araña con su patas oscuras, felpa del mundo metida entre renglones, mucho de eso hay en Julia de la Rué, editorialista, poeta, novelista, pintora, diseñadora, y en gran medida trotamundos. Toca, palpa los lenguajes, no en vano implementa una forma de difundir y dar a conocer los idiomas, en el International Lenguaje Center, arpa de sonidos y gramáticas del a vida misma.  Hay que ser alba y camino, un renacer entre las preguntas y los sonidos del mundo.  En el libro El perfil de los perros, sus dudas están sobre un mundo descompuesto y arbitrario, la explotación de las mujeres, herida que canta, revolución literaria como un primitivismo femenino que se asoma tras los velos de la noche. 
Ella es un emprendimiento permanente, como dejando Luces de Hospital en un mundo enfermo. Muchos de sus hilos, de sus tentáculos, están signados en el proyecto Araña Editorial. Una araña que no sólo hace libros, promueve exposiciones, se la juega con artistas y escritores jóvenes, entorcha el tiempo, fragua futuros.
El “primitivismo femenino” que es otro gran proyecto retoma y dialoga a nivel internacional con testimonios de mujeres creadoras. Es ese lenguaje íntimo, esa sensación de hablar de los rincones del mudo poco explorados, la libertad, los cuerpos, el cruce entre mujeres y hombres solidarios, las fuerzas primigenias. Ambos entre Primitivismo femenino y primitivismo masculino ayudan a personas con parálisis cerebral, algo que parece una metáfora, sobre la estulticia entre los humanos, es una obra de abrir mentas y de dignificar seres.
El mundo puede caber en La historia de un vasito, emblema de que no existen problemas mayores de los que uno mismo ha construido. Por eso la vida se construye día a día como un dragoste, que no es más que el acto fundacional de nuevas formas del querer. Su vida entre las dudas es una Alba Cubana, donde se ha amparado en una antología de sus sueños. Como su libro Los finales y los sueños, que no es más que el acto vital de ir Buscando el vivir poético, algo que va más allá de la escritura y se enlaza con el performance, la danza, la música y la pintura.
Julia se ha reunido de marinos, larga tradición de marineros, se seres que hablan con la mar, por eso su presencia en Poetas del marítimo. Una vida al descampado, libre, sin cortapisas de catecismos ni dogmas, de ahí el colectivo Mi vida es mía, una auto afirmación de autonomía, de capacidad de estar en el mundo con los ojos abiertos del ensueño y la creación.
Si existe un misticismo a lo San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Jesús, este muestra un lado laico, una visión entre la arena y el sol, un cielo cercano, una noche sin rezos como moneda de indulgencias, más bien una amistad profunda con sus amigos, un misticismo como el grito de San Juan, “apártalos amado, que voy de vuelo”, el grito de exaltar la amistad, de apartar lo nimio y lo superfluo para conquistar los vuelos.
Su novela Puic Muic una extraña y bella mescla de diario íntimo, como ella mismo lo describe una escritura de fuego y refugio, exorcismo entre el pasado y el presente. El amor  que se desborda, sale herido en confrontaciones ya alegráis póstumas, el secreto expuesto, entre las descripciones del orgullo y el miedo, la poeta se mide con sus fantasmas, los combate, los enviste, como una Quijote, contra los molinos de su propia existencia.

Su obra es fecunda, prologuista de textos, creadora de novela, cuento, poemas, crónicas, también tiene como en el sentido del Orden Y Caos, una inmensa obra pictórica, creo que sus dudas en el gran bosque de la vida, le han permitido una experiencia abierta, el don de un vuelo vigoroso sin mostrar sus alas, calma y segura, el acto aéreo de ser ella misma. 


FERCHO COARTAS

CARTA A JULIA DE LA RÚA- EMILIO TADEO BLANCO


     Estimada Julia de la Rúa:

     Soy Emilio Tadeo. Nos conocimos en el redondo acto de presentación del libro de  Mar Bravo 
DEVANEOS  ENTRE LA SOMBRA Y LA LUZ.  Estuvimos hablando de Salamanca, Béjar, Adares, Urueña, el mundo editorial y algunos temas más.  Ya por ese empático conocimiento espero que permitas que te trate ( y que nos tratemos) de tú. 
     Fue para mí toda una sorpresa encontrarme con un lugar tan agradable en Valencia, LA BELLA ARAÑA EDITORIAL en buena medida tu artística casa laboral, y sobre todo con un ambiente personal tan acogedor, comenzando por tu trato afable y exquisito. Muchas gracias.
     
Más me ha sorprendido la lectura de tu libro El perfil de los perros, que me he leído con cuidado en estos días más de magos que de reyes y a la espera de seguir con Dragoste y los finales y los sueños. Claro que he leído el profundo, filosófico y lingüístico análisis, a cuatro manos, de Andrés Alonso y Rocío Garcés, que me parece muy acertado, pero no me puedo sustraer al deseo de enviarte mi experiencia personal de lector, al margen de apreciaciones academicistas. Bien sé que para ti el libro puede tener ya algo de agua pasada (aunque intuyo que no debe de ser muy pasada), pero para el lector actual, como yo, el libro es nuevo, como la caliente hogaza recién salida del horno de la tahona. 
     Ha sido una sorpresa, una muy agradable sorpresa de comienzo a fin. Partes en tu  libro de un inicio pautado, encargado, esa fórmula mágica y superrealista de Adares, El perfil de los perros, ese camino muy estrecho. No es nada fácil, para comenzar, escribir bajo una consigna externa. Pero desde el mismo inicio tu poesía se apropia de la consigna, la absorbe, la asimila y la hace propia. El perfil de los perros pasa a ser Julia de la Rúa. Y como si al lector le cayera un cántaro de agua helada en pleno invierno, se ve inmerso en una valiente y muy arriesgada denuncia del maltrato, del maltrato procedente además de la persona amada, del hombre deseado. Maltrato psicológico pero también, más o menos simbólico, físico. De ahí, en un proceso no exento de lógica, tu poesía extrae una de las imágenes más atrevidas de la lírica femenina contemporánea: la mujer como perra. Hace falta mucho coraje no solo para plantear esa identificación, tanta que en el comentario de Andrés Alonso y Rocío Garcés, se desplaza muy púdicamente  la figura hacia una nueva estructura que no se explicita nunca en tus versos: "el ser humano es un perro". Lo tuyo es mucho más duro, radical y severo: "Perra a dos patas /Perra... o simplemente / Mujer..." Porque lo que más sorprende de tu poesía en esta fase es tu reivindicación de ese ser perra tan cargado de connotaciones negativas en el lenguaje convencional pero ponderativo en tu poesía. 
   Todo ese convencionalismo revienta en esta poesía con ese orgullo de ser, más que sentirse perra (y hasta duele decirlo así). Pero tu libro no se detiene ahí. En pasos naturales avanza, de modo que llega a la exaltación de la hembra, de sentirse hembra (incluso con mayúsculas, HEMBRA), por encima incluso de ser y sentirse mujer (a veces hasta con connotaciones peyorativas). A partir de aquí sí se da un salto cualitativo: de la denuncia más o menos personal, se pasa a la denuncia de la inhumanidad generalizada, de la violencia, de los gobernantes, del armamentismo, de la ciudad fría, de las convenciones sociales estúpidas, del crimen contra la naturalidad y contra la naturaleza, contra la sensualidad, la sexualidad o el erotismo, de la falta, al mismo tiempo, de espiritualidad, porque no son términos contradictorios. De ahí la "guerra" de la mujer, que no acepta un papel pasivo, contra todo aquello que la encadena, reprime y amordaza. Y esa mujer-perra (cuesta escribirlo), grita y clama, y renuncia en buena medida al lenguaje simbólico dominante y casi a cualquier tipo de retórica, al comienzo del libro, para explayarse sin límites ni prejuicios ni eufemismos, a veces con palabras rotundas e impactantes, que denuncian pero no esconden ni disimulan su deseo. En efecto, es un libro muy valiente, que avanza en eso que se suele llamar generalizando feminismo, pero de la forma más personal y radical, visceral, de la forma más válida, sin plegarse a ninguna consigna externa ni manual de acción o pensamiento.      
  Para mí hay un poema que recoge y sintetiza todo este complejo programa: Nací para habitar la Belleza, una exaltación de la libertad primigenia de la mujer y, por extensión, del ser humano y, al mismo tiempo,denuncia de las limitaciones, represiones o encarcelamientos sociales.
   Los poemas de Adares, al final del libro complementan felizmente ese planteamiento inicial de libro escrito a dos voces (aunque la predominante sea la tuya, evidentemente), y el texto citado de Andrés y Rocío es un perfecto colofón, aunque prefirieron no recoger el guante de tu extrema y casi martiriológica desnudez lírica, cierto que muy difícil o casi imposible de mantener, y derivar el mensaje del hablante poético, el individual y personal tuyo (lo propio del poeta), hacia los derroteros generales y filosóficos. Y tus dibujos, aunque sean en blanco y negro -cuando son tan ricos de colorido-, son esa guinda que culmina esa amarga, muy amarga pero esperanzada, al fin y al cabo, obra tuya, El Perfil de los perros.
   Enhorabuena, Julia, y gracias, por tu gran libro. Y saludos también para tu hijo Enrique                                                                                                                             Emilio Tadeo Blanco

martes, 21 de enero de 2020

ATLÁNTIDA PORNOGRÁFICA --- AUTOR: JULIÁN VIGÓ




"Atlántida Pornográfica"
de Julián Vigó.

"Atlántida Pornográfica" cuenta, en primera persona, la historia de un hombre que decide emprender un viaje para descubrir quién era realmente su padre, recién fallecido. Bajo esta premisa aparentemente sencilla, el autor describe, de manera compleja, detallada y con una fortísima y desprejuiciada carga erótica, una odisea que tiene como marco un fantástico mundo futuro, gobernado por La Gran Madre. Un mundo donde el placer y lo físico han sido liberados de todo juicio, de toda moral.

Primera Parte: La Gran Memoria
La muerte del padre sirve como gatillo a la acción, precipitando al protagonista a una búsqueda (externa e interna) desde el comienzo de la obra: en lugar de dejar que sean otros quienes se ocupen del cadáver, es él mismo quien se encarga de lavarlo antes de su cremación.
Al emprender su viaje llevando las cenizas del difunto,  se encuentra con un peculiar y magnético personaje (M), un niño-anciano, que dice conocer a su padre desde hace mucho tiempo. Será él quien le acompañe en su periplo.

Segunda Parte: Le Grand Voyage
Guiado por M, el narrador viaja de Madrid a La Jonquera, pasando por Turín, Dubrovnik...A medida que el relato avanza, vamos descubriendo los pormenores de este posible mundo del futuro. Cómo cayó el antiguo orden neoliberal capitalista. Cómo se extinguieron o transformaron las antiguas ciudades; cómo cambió la mentalidad de las gentes del planeta, una vez se derritieron los polos y el paisaje quedó completamente cambiado.
Es especialmente destacable cómo, a diferencia de la mayoría de escritores que abordan el género de la ciencia-ficción en la actualidad, el autor logra fundir perfectamente la descripción (increíblemente detallada) del mundo por él imaginado y sus costumbres, con el motor del argumento y las motivaciones del protagonista. No estamos ante alguien que se comporta simplemente como un "arquitecto de mundos" o inventor de un juego de rol, sino ante alguien que nunca pierde de vista qué es lo que está sucediendo, qué es lo importante de la historia. Las descripciones de aquello que la pareja protagonista va encontrando a su paso sirven al argumento, y viceversa. He de decir que, en mi opinión, esta manera de abordar una fantasía futura es poco común en la actualidad y más que notable. Además, como todo buen relato de ciencia-ficción, sabe transmitirnos, mediante un efecto de distanciamiento inherente al género literario en que se adscribe, a plantearnos, criticar y comprender la situación actual de la Humanidad.



Tercera Parte: La Desviación
El viaje prosigue desde Grecia a Turquía, siempre rumbo al destino final, esparciendo las cenizas de su progenitor.
A estas alturas del relato, el narrador comienza a desconfiar de M (que comienza a mutar en una mujer), en quien ha depositado su confianza para entender quién era su padre y también quién es él mismo. El vínculo entre ambos se estrecha.

Cuarta Parte: La Gran Heteropía
Desde Asia, la búsqueda continúa hasta llegar a uno de los puntos de confluencia de la denominada Gran Migración, una suerte de peregrinación obligatoria una vez cada trienio.
En esta parte de la novela, M ha desaparecido dejando al protagonista solo. Por suerte, traba amistad con un irlandés y una mujer enana, que pasan a ser sus nuevos compañeros de viaje.
Es en este momento cuando los peregrinos se encuentran con La Gran Madre; la muchedumbre se enzarza en una gigantesca orgía-paritorio que parece no tener fin.
La Gran Madre revela lo inesperado: el padre fallecido fue el inventor de La Atlántida, algo que M (ahora reaparecido) ya sabía.

Epílogo
Una vez llegado el final del volumen, se han planteado más interrogantes que respuestas. El final queda abierto.

Comentario personal
Estamos ante un libro que puede gustar o no; de lo que no cabe ninguna duda es de que el autor tiene una visión propia y extremadamente personal, de que sabe lo que hace cuando escribe. Una obra atípica, chocante, valiente y con un trazo claro y fuerte, capaz de aunar sin esfuerzo aparente lo grande y lo pequeño, lo épico y lo íntimo, lo físico y lo espiritual, en tan sólo unas pocas líneas. Para bien o para mal, no creo que deje indiferente a nadie. Y eso es una enorme virtud.

domingo, 5 de enero de 2020

DEVANEOS ENTRE LA SOMBRA Y LA LUZ- MAR BRAVO




Devaneos entre la Sombra y la Luz de Mar Bravo ha sido presentado en La bella Araña el pasado día 3 de enero 2020.
Un comienzo de década dedicado a la poesía que en palabras de su autora es de VITAL IMPORTANCIA EN LA VIDA.
Rafael Soler presentador junto a María Gardó, destacó la importante aportación de Araña editorial por la edición del libro y la presentación en su librería La bella Araña, un lugar que definió como el hogar donde el HUMANISMO prevalece. Arte, cultura, literatura, poesía. Araña editorial se congratula con sus palabras y agradeció a la vez de la presencia de importantes autores literarios, poetas y artistas plásticos como los son:
Isabel Barceló, Julia De la Rúa. Vicente Torres, José Vicente Bayarri de la Paz, Emilio Tadeo y otros…
Un diálogo intenso ya que la autora Mar Bravo nos deleitó con su recital y presentación de sus poemas cuyo lenguaje nos sumerge entre las luces y las sombras de la existencia.

El libro está a la venta en la librería la bella araña. Sin gastos de envío y con el regalo de otro libro de la colección de LA BELLA ARAÑA.

http://tienda.aranyaeditorial.com/103-devaneos-entre-la-sombra-y-la-luz.html
LA BELLA ARAÑA