viernes, 19 de marzo de 2021

AULLIDOS DE VERSOS, BALAS DE TERCIOPELO- FRANCISCO MORA

Palabras a Francisco Mora La deconstrucción no es solo la técnica de una “construcción trastocada” puesto que concibe la idea de construcción Jacques D´Derrida He querido comenzar mis palabras recordando la frase vitalista de Jaques D´Derrida, debido a la sensación que siento al leer Aullidos de versos-Balas de terciopelo, que a mi parecer, cumple fielmente la máxima: Deconstrucción-construcción, definida por el gran filosofo. Tal vez para muchos lectores eruditos de lo clásico o conceptual, la poesía de Francisco Mora, no se acerque a criterios academicistas, pero debo alentar al lector, a no leer con esas pretensiones, si no a involucrase de pleno con unos versos llenos de desgarradas palabras, escritas en unos momentos en los que las sociedades de todo el mundo, están creando una necesidad de construcción a través de la obligación que todo ser humano tiene, de reprochar corruptas formas de actuación y consecuentemente, la necesidad de construir sentimientos que valoren a la vez, la espiritualidad intrínseca en el ser humano. Aullidos de versos. Balas de terciopelo. Francisco Mora se me antoja primitivo, ya qué AULLA cual lobo estepario; no declama sosegadamente ni románticamente, si no que su voz sale animal hacia una causa, que tal vez sea suya, esa gran virtud, en estos tiempos SIGLO XXI, en los que parece haberse secado el manantial del renacimiento estético, la belleza y la pasión por ser único, lo cual muestra él mismo, sin miramientos, al elegir rasgar, arañar, morder… en su primer poemario; y por si acaso quedasen restos a su alrededor de falsedades, reclama la necesidad de camuflarse y herir con tacto sutil, cual Balas de terciopelo…Todo un espectáculo de suave ironía hacia la humanidad ya qué los aullidos y el terciopelo como tejido, de suave textura, grácil, de épocas en la cual habitaban los jóvenes poetas como Rimbaud, algunos más, nada pretenciosos de querer imitar a poetas precedentes, pero que si aullaban con furor,contra la poesía manida que utilizaban algunos rimbombantes poetas, seducidos por sus egos. Aun así, diría que el Francisco racional, ha dotado a su primer poemario un título impactante, y a la vez de suave voz, para penetrar en aquellos escepticismos que aún se aferran a los siglos decimonónicos de la poesía, que ya no cuela en mentes y corazones terriblemente heridos por este siglo que habitamos. ….Dolor y arrebato de consciencia vivimos en cada verso. ¿Por qué no mostrar a la humanidad, un joven poeta novel, la inmundicia que persiste a nivel social a través de estos versos? Desde esta voz autodidacta/ Poeta… kamikaze irredento /Canto mis versos que el viento acuna/ Alimento para la noche voraz/ Semillas… besos… versos ígneos… díscolos/ Me iluminan. . Además…él mismo nos recuerda en uno de sus poemas, cómo ya avisó Husley, visionario de este futuro que vivimos, y como se adelanto a los tiempos advirtiendo a los poetas comprometidos la necesidad de cambios radicales que paradigmáticamente necesitaríamos para beneficiarnos de una nueva forma de pensamiento, de ahí las palabras de D´DERRIDA: “La nueva deconstrucción, puesto que concibe la idea de construcción”. En mi forma de pensamiento liberado de todo prejuicio hacia la poesía, ya no me vale la moderación ni el protegerse en versos que jamás llegarían a descerrajar falsedades en nuestra COSCIENCIA…ni alentarían a las nuevas generaciones de poetas, ya sean masculinos o femeninos a alejarse de pasados muertos y vacios de contenido, aunque sean versos que rimen y cumplan una estética gramatical perfecta. ¡Hay que aullar! como lo hicieron en el pasado poetas que arriesgaron con dolor y pasión, destruyendo sus propias vidas, para reconstruir con sus nombres y su DON de grandes mediadores, las verdades propias…A muchos de ellos, les debemos el amor a la poesía y el saber arriesgar nosotros mismos, destruyendo modales de ataduras impuestas. Hoy debemos dejar sin dilación, dormir el sueño eterno, a los poetas de siglos pasados…La historia nos ha situado en otros planos físicos y espirituales, con los que hemos ido haciendo equipaje, sufriendo las consecuencias y teniendo la obligación de ser auténticos, por lo tanto, hagamos nuestras maletas, con nuestros propios sentimientos convertidos en versos. Guardemos en ellas, nuestra propia ética, y la estética de nuestros tiempos, afirmando nuestra verdad y la fe que tenemos en la Dama poesía, que al fin es la propia VIDA y, cantemos…cantemos…este poema que un día nació de mi necesidad de librepensadora transgresora y que dedico al poeta amigo: NUNCA SE DEBEN DESHACER LAS MALETAS... Cantan los poetas poetas Vivos... a las guerras, al amor, al desencanto... Siguen implorando ser escuchada su voz Voz viva, cierta... Cantan los poetas poetas Vivos... anuncian, engrandecen, avisan... pretenden un camino Nuevo Que los poetas muertos, duerman tranquilos... Que ellos, ya vivieron el camino y cantaron... cantaron… NUNCA SE DEBEN DESHACER LAS MALETAS... LA VIDA, SIEMPRE ES PRIMAVERA. Leamos sus poemas atentamente. Descubramos esos versos que nos dona con respeto y humildad patente, apoyemos su deseo de verdades a la entrega de la VIDA, sabiendo que ha iniciado un camino de compromiso social que se dirige seguro, hacia los que se unirán a su sentir, y sobretodo fijémonos en su deseo de desconstrucción de cadenas impuestas y pasión por construir un camino nuevo hacia el amor, la inteligencia y la espiritualidad en tiempos de pandemia mundial. Agradezco Francisco la deferencia de pedirme escribir un prólogo, que yo prefiero sean palabras a él, ya que es primavera… Muerte –renacimiento… que une a nuestra amistad como poetas, que avisan la necesidad de fusionar nuestros aullidos, en tiempos claves, en los que nuestro universo social, nos obliga a dar forma de versos, a la rabia contenida por tanta injusticia social que muchas veces los propios humanos creamos. Ojala los suyos, se abran con suave brisa mediterránea, al mundo, que con valentía alza la VOZ, para volver a la belleza profunda y la estética de tiempos en los que por cobardía, escondemos muchas veces a nuestra verdad primigenia. Julia De la Rúa Poeta – LA TELARAÑA 2021

lunes, 15 de marzo de 2021

INCIERTO DESTINO PANDEMICO - COVID 19

EL DESTINO GIRANDO envuelto en pandemias que alcanzan lo insolidario la falta de compromiso hacia el humano cruzando la sombra el paso de cebra la tela de araña teje y rompe su silencio las mariposas y caballitos flores entre un nombre significativas imagenes sin pasados ni futuro o al reves pasados-presentes futuros adivinados J. De la Rúa.