viernes, 6 de agosto de 2021

ARTE SIN ARTIFICIO. RECORDANDO.

Nosotros... Arte sin Artificio. A Carol Pop Art Somos utopía, el país de la belleza y la plenitud, de la búsqueda del absoluto, del erotismo superlativo de vivir, de gozar y no soñar… si no esclarecer el sueño, habitarle o construirle, el país de la VERDAD, no de las verdades a medias Así somos algunos personajes abolidos del teatro del mundo. No encajamos fácilmente en ningún guión social creado y dirigido por el poder de la mente maquinadora de corrupción, de mandamientos que oscurecen la belleza. El arte, la cultura, la música, la filosofía la raza humana, la raza animal, la naturaleza hoy día son artilugios para el facto poder, de generar dinero para construir criptas absolutamente inservibles para la recreación, la contemplación, el recogimiento, el hedonismo, el goce, el amor; criptas que ya han escapado de la definición de pecados capitales que se han quedado en verdaderos valores comparados con la magnitud del adjetivo que deberíamos dar a esas criptas. En arte ya no es valorado como el trabajo del ARTE-SANO, ya no se aprecia esa mágica noche en la que te sometes cual marioneta a la locura creativa, al don divino de SER, de expresar, de fallecer ante el descubrimiento que a través de las manos, del pensamiento o la acción corpórea o mística nos llega. Ya es una alineación sin fin que conduce directa al capricho del mercantilismo que utiliza la mediocridad del poderoso dinero en cerrado en cárceles negras que sirven para blanquearlo ya sea la obra que sea, sólo se contempla quien o qué paga más por esa obra que seguirá un camino de records y dobleces mercantilistas. Nuestro arte es la víscera, el amor, el dolor, la gran melancolía que nos produce el dolor del mundo, la baba que nos cae chorreante de la boca contemplando la noche, el éxtasis al que nos encamina la melodía sonada por las cigarras o los grillos o el rum rum del mar... las caricias sin fronteras, los besos sin etiquetas... la tormenta de emociones cuando arañamos, ese cuerpo humano donde ser su piel, sus arterias…Nuestro arte es sin duda la inocencia, la pureza de los niños que llevamos de la mano atados por siempre a la esencia de lo primitivo y noble..Así somos y así seremos mas allá de lo que seamos capaces de demostrar al teatro del mundo…el teatro ficticio… el teatro evanescente de humos que salen de las calderas de lo anodino. Nuestro Arte sin artificio es muy caro ya que no se paga con dinero si no con sentimientos, generosidad e inteligencia... por eso no hay compradores ni observadores y palabras para alabarnos o criticarnos. Nuestro arte solo es UTOPíA, la nuestra, la amada, el andado país que habitamos y que ofrecemos sin ser escuchados Dancemos querida Carol al son de nuestras músicas, como lo hizo Simone de Beauvoir basta leer su: La plenitud de la vida…o nuestra amada y libertaria Frida Kahlo... aquella que construyó con su libertad el amor a la vida a pesar del dolor. Seamos libre-pensadoras alentando al mundo a observar los espacios del Arte sin artificio aunque nos quedemos en un pequeñito reducto, será sin duda un lugar donde el hedonismo y el amor sean sus dueños. Julia De la Rúa.
Artistas mexicanos Somos solo utópicos, cargando la metáfora en la espalda, la tinta en las manos , somos unos locos, amantes del camino, del desvelo, de la cebada, de los oleos indelebles en el alma, somos andariegos por nacimiento, pues ni aún con las piernas cortadas nunca detendrían nuestra trayectoria zigzagueante, vendemos sueños, arte en los cruceros, y somos los vecinos de la media noche, jugamos con la luna, y todo nuestro verso es para ella, la tarde nos espera, nos acoge con el mismo amor, y en sus labios encontramos consuelo, a todas las manías, a los dolores que nos sofocaron e inspiraron. La poesía, es nuestra casa, con puertas anchas, con pasillos recónditos, muy recorridos antes de nuestra llegada, la poesía nos inyecta vida, nos alimenta con verso, nos restriega su cuerpo bidimensional, unidimensional, su cuerpo terso… ese cuerpo que si se besa entre llantos y vino barato, entre sonidos de la calle, y gemidos (plenilunios invernales), se queda en el alma como una maldición perpetua, y por más que trates de escapar de sus fauces, ella no te deja dar un solo paso, como la hiedra; se extiende a lo largo y ancho del cuerpo. Nuestro arte, es barato… y pese a ello, ya no hay compradores, aun que la panza nos chille, nunca lo prostituimos, solo esperamos tocarles el alma a los espectadores, tocarles los nervios ópticos, para que como a nosotros, se le haga un hábito perpetuo… el deguste del néctar de los albaricoques dulces, de conquistar la nebulosa, que como a nosotros, se les meta por la boca, la lírica y la pintura, para que como nosotros, se revuelquen de gozo, como los hedonistas, para que de inanimados rostros, encarnen vida, como los dadaístas, para que aún con el tacto de la podredumbre humana, den un rostro subjetivo como los idealistas, para que como los existencialistas, sepan que son dueños de su forma y estructura y lleven en el bolsillo la náusea de Sartre, y todos se dejen llevar por el viento, y maticen, maquillen, delineen y hagan burbujas de jabón con la melancolía, para que el arte los embelese, abdiquen a lo fáctico y que extraigan de la uva el vino, de lo cotidiano lo sublime, del punto el paisaje, de la letra la estrofa, del mundo precario dicha constate, de la voz, canción, de la flor la inspiración, de la inspiración mi razón, mi existir para constatarte. Los amantes del trajín de la vida en facetas coloridas, sepias y oscuras, ojalá que como nosotros abras el arte como rincón predilecto, como galería de pasos, como estepa de locura, como espacio para libre pensar, para libre decir, y libre sentir. CAROL POP ART México Publicado por LIBRERÍA LA TELARAÑA en 7:07 3 comentarios: Nosotros... Arte sin Artificio

miércoles, 4 de agosto de 2021

EL BOSQUE DE LA DUDA- JULIA DE LA DUDA


    Es tiempo de Nada entre Dudas.

                    Es tiempo de VIVIR en la ausencia.

                    Ausencia de todo.

No hay nostalgias ni soledades

Ni siquiera Esperanza

Existe la exquisita quietud del espíritu vivido hasta extenuarse.

Y aunque lleguen campanas de aviso glorioso...

Ya los oídos están sordos.

¿Por qué ceder ante el Amor?

Ya él se aposenta entero, lúcido, dentro de mi razón

¿Por qué asustarse ante la Duda?

Ya ella habita en mí desde tiempos ancestrales.

¿Por qué escapar de la gloriosa libertad?

Si ya soy, su más fiel marioneta

No queda más que sumergirse en el sometimiento,

saberse asumida.

Y ser un poso en el camino del abismo vivido...