viernes, 5 de noviembre de 2010

ARAÑA EDITORIAL


«Suelta amarras»: sólo pronunciar estas palabras evoca el espíritu de esta novela, la liberación de cualquier aspecto que te ahoga y acalla, de las circunstancias que pueden matar parte de una vida que nunca vivirías. Decidir enfrentarte a lo que te ata y saber soltarte de esa atadura personaliza la corriente de esta novela.He aquí unos años trascendentes en la vida de Marta contados por su madre. La confluencia de decepciones personales e injusticias laborales marcan de tal manera a la protagonista, que el cambio en su vida jamás se hubiese producido de no haber vivido esas situaciones negativas. La comunicación con su madre destaca como línea de flotación en todo ese proceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario