sábado, 11 de septiembre de 2010

Ioana Radu - PUI-MIC

PUI - MIC

EL HOMBRE DEL ESTE Y LA MUJER SIN ÉPOCA
(Mi prólogo para Pui-Mic. MARZEL)

El hombre del Este, hijo de los dogmas ancestrales ortodoxos, ve su realidad trastocada por otra espantosa dictadura. Irrumpe haciendo nuevos estragos un mal llamado socialismo, amparado por una desvirtuada hasta lo grotesco ideología marxista. Decenios después, al caer el muro y provocar su efecto dominó, el hombre del Este repite decepción. Se ve rodeado ahora por un seudo-capitalismo primitivo, caótico y por supuesto corrupto. ¿En qué creer?
En tanto, en esta España democrática, la mujer sin época sufre otros debates y sinsabores. Mientras huye a toda costa de las oscuridades católicas, se enfrenta a los retorcidos males de la verdadera religión moderna: el neoliberalismo.
Al llegar al escenario donde coincidirán, el hombre que huyó del Este no tiene claro -con toda seguridad- que aún le espera el más refinado de todos los vacíos. No es consciente de que la famosa democracia tampoco es la solución de nada en este mundo cruel.
Nuestra protagonista sí conoce la realidad en que está atrapada; y al encontrar en él otros horizontes, cree ver de nuevo la posibilidad de dar rienda suelta a lo único que vale la pena en medio del sálvese quien pueda: el amor sin límites.
Con la enorme curiosidad y fascinación que significan el roce entre dos animales provenientes de naturalezas y circunstancias tan distintas, este hombre y esta mujer gozan de una gran atracción, sin intuir ni por asomo lo fatal que resultará.
Adentrándose en él, ella viaja hacia cualquier mundo desconocido que le llene; y para eso no repara en entregas ni transgresiones de ningún tipo.
Él por su parte recupera quizás algo en que creer. Esta mujer espléndida viene a sustituir a lo que en tiempos horrendos fue su dios, su única razón para vivir; un fetiche, un Pui-mic. “Eres mi Pui-mic”, le repite en el cúlmen de la pasión.
Pero la cosa se torna negra cuando empieza a traspasar los límites del juego amoroso, para pretender convertirse en auténtica posesión. Y mucho peor al transitar por los fantasmas violentos que a él le persiguen.
Aún siendo valiente ante el peligro, y arriesgándose a caer otra vez en la soledad, nuestra mujer expansiva se opone a entregar lo único que ya una vez le fue arrebatado y nunca más estará dispuesta a perder: su libertad.

CONTINUA........MARZEL

http://zoevaldes.skyrock.com/1533269222-El-Rayo-Anestesico-Novela-Porno-Gay-de-Marzel.html

www.aranyaeditorial.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario