domingo, 8 de febrero de 2015

A MIS AMIGOS LOS POETAS..... POR EL VALLE DE LOS SUEÑOS





Por el Valle de los Sueños  de la Niñez...

La Verdad...  es que tengo 5 o 6 años. Tal vez 9.
¡No más!
Dudo... porque no me interesa que  pongan
Un número a mi existencia.
Vivo con mis abuelos. Digo VIVO,
Porque cerca de ellos siento a la Vida.
Su casa... su huerta... sus pertenencias...
Son: la LIBERTAD.
La cabra: ¡Fabiola!  La burra: ¡Marquesa!
El cerdo: ¡Perón! El perrito: ¡Troski!
El gran perro lobo: ¡Robles!...
Son los nombres que mi abuelo a puesto
A sus animales.
¡Adoro a sus animales! ¡Todos son mágicos!
Aquí en su huerta  soy LIBRE...  escarbo en la tierra, busco tesoros, trozos de platos llenos de color... piedras, cristales verdes, amarillos, trasparentes... ¡cualquier cosa!  Es un tesoro para  mí. Hago un hoyo en la tierra para esconderlo...
Lo tapo con un cristal... ¡y lo veo! ¡
¡También  hablo con Libélula, con mi amigo  imaginario,  que es trapecista en un circo...!
Como higos, cojo nueces del huerto del vecino
Y  flores  blancas... las flores las pongo en jarras
Y  huelen muy bien. Descanso debajo de los chopos cuando me siento cerca  de ellos... balancean  sus hojas plateadas...
Y su vaivén me acaricia.
Entre las cañas altas del maizal escondo mi tristeza.  Lloro mucho, y las lagrimas  las entierro entre la tierra dura y pedregosa.  Después... se convierten en maíz. Mis lágrimas son doradas.
La Noche en la huerta... es mágica. Desde mi cama se ve la luna. La brisa penetra por la pequeña ventana y deja al posarse en mí, un olor infinito... Los miles de sonidos de la Noche  acarician mis sentidos... La cama se convierte en árbol... y yo que  soy parte de él,  me convierto en una pequeña rama.
Toda la casa está llena de huerta. El porche lleno de sacos de cebada y simientes... la salita de pollitos... la cocina de tomates, que después...  serán conserva. Encima de las camas duermen  mis gatos... a veces las gatas dan a luz  entre las  sabanas... y sus gatitos duermen entre mis piernas... Los ratones pululan entre las sillas y los muebles... las moscas y los pájaros... son libres en la  casa... ¡Toda ella huele a huerta! Hasta la luz del sol...  huele cuando penetra a través de los cristales.
¡LIBERTAD! La Verdad... es que soy mayor. Sigo siendo libre ¡aunque me cuesta! Perdí mi niñez...
La añoro tanto... que la convierto en Sueños... Sueños... Sueños... Sueños...



No hay comentarios:

Publicar un comentario