martes, 24 de diciembre de 2013

¡Estas navidades regala seducción!….. A mis amigos los poetas


¡Estas navidades regala seducción!….. Es el título de un correo vía email  que me muestra   un anuncio comercial. Antes de leerlo, había despertado hace solo escaso minutos,  soñando, que el mundo se había adornado por todas las partes con lacitos negros. Todos los países amigos y enemigos se habían puesto de acuerdo en vestir sus días de Navidad, de luto, adornando  de negro  sus calles llenas de arboles, que años atrás eran adornadas –los países que podían- de luces estridentes.  Un gran lazo negro erguido y victorioso mostraba EL PARLAMENTO DE LAS NACIONES UNIDAS; tiendas de todo tipo lucían con gran despliegue, infinidad de lacitos negros  en todos sus productos, hasta sus empleados iban disfrazados de lacitos negros, los lugares de ocio como estaciones de esquí, en el que el  blanco de la nieve, contrastaba con el negro que revoloteaba en sus árboles invernales, gracias lacitos y más lacitos, atados a los pinos y abetos… En los telesillas lacitos negros, que así hacían teñir también de negro los cielos…..Discotecas, bares, campos de futbol, lugares de ocio, se habían enlutado, y el sonido de  melodías electrizantes y pachangueras… o voces insultantes, habían dejado paso a marchas fúnebres  creadas por  artesanos de la música del pasado…

Escuelas, universidades, edificios gubernamentales, iglesias, palacios, kioscos, casetas de perros, nidos de pájaros, todo habitad  para crear  sabiduría… amor, paz,  cordura, lealtad y con ello, crear La Paz, estaban absolutamente ennegrecidos, debido a que ni un solo milímetro de ellos, había dejado de adornarse  con lacitos negros…
Qué extraño, he pensado, leyendo el anuncio. ¿Cómo pretenderán estos mercantilistas que regalemos seducción?  Leí, perpleja ante la incoherencia con  respecto a mi sueño…
Permitidme obviar contaros, que me ofrecían para regalar seducción… todos conocemos sus productos, ya que hacen parte de  la Navidad lujuriosa y mezquina, que nos venden los mercaderes que luchan denodadamente por destruir LA BELLEZA, y que nosotros aceptamos inconscientemente vanidosos.
 Lamento estar TRISTE. Celebrar un año más, de los muchísimos que ya he celebrado, y cada vez más rodada de  la peligrosísima HIPOCRESIA,  me supera. 
Desearos  felices Navidades, me produce  pudor. Un pudor olvidado desde que era una niña, ya que para entonces, mi rostro se adornaba de grandes coloretes en forma de bola rojiza de navidad, cuando atisbaba la Belleza de la Navidad… Ahora ya es  Pudor triste, oscuro y tenebroso.

Mejor, antes de seguir contando mi  tristeza, y divagando más acerca de mi sueño y el ofrecimiento de “Regala seducción”, os regalo un poema que dediqué  al pasado Siglo XX en mi libro

Dragoste y los Finales y los Sueños”, sin duda os dará mucho más de mi corazón, a vosotros,   que habitáis los confines de mi alma.


Final de  un Siglo... final  entre guerras...

Final de todo... se muere el Siglo XX...

Se muere el dolor, la tiranía...

Se mueren... H, S, F, P, M

No quiero decir sus nombres

Todos sabemos quiénes son.

Se muere el Siglo, se muere...

Y  retumban en mis oídos mil gritos de muerte... millares... Me conmueven

 Y aunque suena la música de la vida,

              Me derrumbo.

Se muere el Siglo, Siglo XX, maldito, oscuro, tenebroso... donde genios habitaron y dejaron su belleza...

Dónde esos otros,  H, S, F, P, M   los masacraron...

 

Se muere el Siglo XX, ¡Ojalá se muera del todo!

Que se lleve con él la tiranía, el materialismo,

Lo totalitario... que se mueran con él... el hambre

Las guerras... la degradación humana... la injusticia...

La desintegración de los pueblos...

                                         ¡Qué se mueran!

Se muere el Siglo XX...  Siglo maldito...

En el que la humanidad se odió...

Se odió al pueblo...

Y los pueblos se odiaron entre ellos...

Se muere... se muere...

Se muere este Siglo...

Y quiero música nueva, libre, repleta de dones

Y jardines,   en los que el alma se regocije

De belleza...

Se muere, se muere...

Y quiero un siglo nuevo. Lo quiero infante, puro, inocente,  y a la vez justiciero...

Que Impere la Justicia

Que borre el pasado tiránico de este...

                                                     Siglo XX

Quiero un Siglo VIVO, humano, sencillo...

Que lave los rostros ennegrecidos por el dolor...


Se muere el Siglo XX,  pero  quedan días... demasiados... como todo animal cruel,

Aún muerde...

No hay remedio... estamos sometidos a él...

Estamos en él...  somos  él... el maldito...

Pero se muere... se va... se acaba... se evapora

Cual bruma...  Y   rezo...  qué más da a quién...

Quiero un siglo  donde todos  seamos capaces de ver  el rocío en las flores... donde trinos de pájaros

Nos despierten... donde podamos sonreír a un desconocido... donde todos seamos geniales, creativos... donde en la noche vuelvan a nuestros hogares el calor familiar,  y nos contemos cuentos fantásticos y no penas... donde los tiranos no nazcan y nos gobierne el amor... donde la Paz llegue y halla justicia...

UN SIGLO NUEVO...

Donde reine lo sencillo y no reinen las guerras... Donde el día sea DÍA

Y la noche,  Lo SEA...

                                          30-3-1999
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario