domingo, 18 de agosto de 2013

A mis amigos los poetas- Los finales y los sueños


                                                Siempre he querido volar...

Y he volado en los sueños.
Sueños que me han llevado a lugares de inmensa quietud,   pacíficos,  plenos...

Despierta...  he deseado mezclarme con la brisa embrujada...
He recreado la mirada convertida en alas...
en el Infinito Universo.
Me he sometido al espíritu, y él sabio ha dejado en mí,  la belleza de la  Libertad... 
Espíritu convertido en ave grandiosa, avefría,
ave Fénix, ave pequeña, gaviota...

Despierta... he volado por los confines de la vida
Sin razón, sin miedo...
He volado guiada por la Verdad...
He volado asida  de la mano de seres humanos, sin preguntas... Dejándome llevar cual cometa...
Volar...

Esa tarde el sol se ocultaba  
y la belleza  de la incipiente Noche...  
                       Atrapó mi alma
Nada me hizo olvidar que no era un pájaro
Lo fui... Planeé por la inmensa naturaleza convertida en águila.
Divisé laderas... ríos... mares...
fuentes de espuma blanca...
y ciudades de inhóspita belleza...
Me acerqué al  Sol...
Descansé  en un árbol...
Dejé mojar mis alas por la nube viajera...
Fui ave solitaria por los Siglos de la Existencia...
                                
Fui Soledad... Soledad... Soledad...

Me equivoqué de época.

              ¡Lo sé!

Por qué si no me fascina la corte
De Nabucodonosor, la bella Alejandría,
El Rey Salomón,
Carlo Magno, Safo, Penelope,
Aristóteles, Li - Po, Laot - Sét,  Buda,
¡Jesucristo!.

Por qué puedo sentir el Tao,  y conmoverme
Con la pequeña gota de rocío,
Posada en una diminuta flor.
Por qué mil brisas me acarician al leer poemas
De Jayyam...  Homero... Rumí...
Me equivoque de época.
                ¡Lo sé!

Podría haber sido modelo de Botticelli  ¡su Venus!
Ser un paladín y batallar con mi señor,
En busca de la justicia
O simplemente una mujer  apache de largas trenzas, y recorrer las llanuras repletas de bisontes...  a lomos de mi caballo blanco.
Sentir el viento en mi rostro de mujer brava Vikinga surcando mares,
Cual mujer del Capitán Trueno.
Ser gaitero impenitente... y  esparcir la música
De mi gaita por las montañas de la edad Media.
Y por qué no, una mujer mora de Granada.
Me veo fascinada llevando té de menta a mi Rey Boaddil  sentado en los jardines  de la Alhambra 
Y  juntos amarnos...
Goya... Monet... Vangot...  Mozart...
Y todos los locos hubiera, sido...
…………..Me equivoque de época 

          ¡Lo sé! 

Daría cualquier cosa por haber sido un ser humano en la edad de Piedra, dónde lo básico imperaba...
Me equivoqué...   ¡lo sé!
¡Pero ya...  no puedo hacer nada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario