domingo, 24 de junio de 2012

A mis amigos los poetas


BARRIO y burbujas de tiempo
Camino  entre los arboles de la gran Avenida
Los pies se hunden entre los guijarros húmedos
Y a la vez entre la pena
Veinte años oliendo su perfume
Participando de su belleza...
Me voy de mi barrio. Me marcho de este lugar
al que mi ser pertenece
Y las lágrimas se escapan furtivas...
Ya no volveré a ver... a la majestuosa Naturaleza que adorna sus calles... Naturaleza que compite con los humos asfixiantes de monstruos
de cuatro ruedas...
Ni a los pobres durmiendo en su césped  borrachos de vino y desilusiones...
No pasearé por la explanada donde sólo ricos pasean a sus perros...
y la ensucian...  la llenan de excrementos...  perros que sustituyen a los niños, qué recuerdo con sus triciclos, sus cubos llenos de arena.
No sentiré más mis frustraciones...  ni a la maldita soledad que mata. Esa soledad que otros te hacen  sentir...  por su falta de entrega.
Olvidaré a mis ojos jóvenes dejando miradas en cada átomo...  en cada ínfima existencia de este Mi barrio. A mi esbelto cuerpo...  recibiendo caricias  de mi amante amado .Ya en la madurez
Dejaré el rincón donde él me estrujó... lo borraré de mi mente. No volveré a sentir angustia al ver la cama inmensa formada por la fina hierba que nos acogió.     ¡Se fue!
Los rostros conocidos seguirán pasando...
ya no verán al mío... ¡No importa!
Todo quedará donde está. Caminará el tiempo... seguirán  creciendo los arboles...
morirán los perros... los ricos compraran otros...
Y quizá los niños vuelvan...
Yo ya no veré nada...  ¡pero qué importa!
Todo seguirá aunque yo,  haya muerto...
Se quedará el balcón vacío... vacío de mí..
Vacío de mi cuerpo... no de mi alma de niña...
Allí se quedó ella maltratada por un hombre frívolo... machista... Balcón que acogió al  vientre preñado, lleno de vida inmensa. Vida que sintió las largas noches solitarias... esperando una caricia de él... Un sentimiento.
Voces... gritos... golpear en las puertas de un hogar de 20 años anodinos...  Sólo salvados por unos mágicos  hijos...
Dejaré el barrio...  los recuerdos... el duro trabajo... también los besos a escondidas
de amantes que si me amaron...
Resurgiré de mis cenizas cual Ave Fénix... Resplandecerán mis alas cortadas...  volverán a crecer lejos de ti... Barrio.  
                            Y... ¡TE OLVIDARÉ!

Los finales y los sueños. www.juliadelarua.com

4 comentarios:

  1. cuántas cosas expresan estas líneas..cargadas de sentimiento.Has hecho que me duelan algunas miserias mías, como debía ser... qué buena mano para la poesía. Lee Martin

    ResponderEliminar
  2. Este poema ha sido musicado el cantautor José Vicente Grau, poeta y músico de la calle como yo. No debemos obviar la vida en todas sus facetas y sabes? el dolor siempre alienta a la ESPERANZA.
    Gracias!
    julia

    ResponderEliminar
  3. Hermoso poema, que llevan al recuerdo vivencias propias y reafirma otras más de una realidad actual, seguro estoy que en tus emociones escritas, continuarás logrando contagiar de esa gran sensibilidad y manera de soñar a quienes aun cuando de manera fortuita, logramos llegar a ti. Tengo en mis manos a Dragoste y Los finales y los sueños, gracias a la bondad de Luis Enrique Pérez Ostoa un jóven maravilloso como persona quien como tú, emprendedores de sueños, permiten por medio de la lectura disfrutar de emociones encontradas. Gracias por existir aún locos soñadores como ustedes.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario, sin duda usted sueña si es capaz de leer poesia. Donde esté mi corazón de poeta le dara un abrazo.
    Julia

    ResponderEliminar