domingo, 8 de abril de 2012

JESUCRISTO


En la mañana despierto como ave fría


Sacudo mi cuerpo de noche trabajada

Hasta el agotamiento

Palpita el Ser, se une al alma

Para poder seguir

Mi cuerpo es una simple cajita

Sensible y frágil para tanta fuerza

Y se resiente del largo caminar

En el más allá

Así mis manos, mis ojos, mi interior

Tiemblan como juncos a merced del viento

Seres se afanan por enseñarme

Y a pesar de la poderosa energía que me maneja

Me someto.

Después trato de asimilar tanta sabiduría

Aprendo con dolor y desconcierto

Y en mi desconcierto sé que llegará al final

El Día

Hasta entonces estoy a merced del Ser

Y el alma mía
http://www.juliadelarua.com/

1 comentario: