viernes, 27 de enero de 2012

DEL MUNDO

amanece

Se introduce la luz en mi mente, luz que avisa

despierta

Nace el sol hacia levante
Sufre el alma
Camina despavorida hacia un despertar

Somos sólo pies que caminan impotentes ante el peso impuesto
de grasas o huesos y cerebro desvalido

Difícil imaginar almas o espíritus en este lado


de la vida

Teclado oscuro aporreado por falanges en son de guerra

Ruidos exteriores de petardos y bombitas que avisan a la fiesta
Pero… un cerebro con ojos ha visualizado antes un esperpéntico mundo

en destrucción

Terremotos que dicen ser provocados para alentar a una 3ª guerra mundial

Países africanos que reclaman libertad para su verdadera idiosincrasia
Su goce de vida, sus bailes, sus danza sensual, sus Jaímas, el te,
La belleza de los atardeceres en los desiertos
Chupando dátiles que se deshacen en la lengua y chorrean el néctar del sabor lujurioso

Mi calle es estrecha y acoge una carpa. Cientos de personas saborean manjares
Pero en mi hay voces...aterran a mis oídos...circulitos que cuchichean y maltratan a los amigos
Sólo me sacude el desencanto, los sonidos de la banda…
Músicos celestiales que en silencio caminan lineales sometidos a las reglas divinas de la notas libres
¿Y yo?

Una ducha que moja los bucles del pelo y calienta mis sentidos heridos

No huelo a perfume de gel suave

Mi piel se áspera con la cal del agua... después
Una toalla envuelve mi cuerpo mientras escribo el vomito del alma
Y
Los pies susurran a mis oídos
Ven... camina

Los ojos se cierran y la saliva acude a la boca…la lengua sale para mezclar
el embrujo cual pincel ...............Que dibuja en el cielo

Es fácil seguir a los diminutos dedos, a las plantas que bailan contentas

Vuelve el sol a mis balcones
Plas! plas! bofetadas de calor en mi rostro y toda yo tiemblo

Qué hago atada a una toalla, a un recuerdo de miserias, al terror que me provoca el mundo impuesto

Salta la toalla
Qué más da una camisa rota, unas zapatillas gastadas, unos ligeros jeans

Corro despavorida hacia las olas
Al mar mediterráneo

El tiempo no existe

Se que aun piensas que estoy aferrada a un teclado
Pero no es cierto
Burbujea mi cuerpo virgen
Corre detrás de la sal marina
Atrapa a las gaviotas
Se restriega en la arena
Babea de placer, goza el sexo
Aletea el pelo y flota
Él... él… él
Él… él
Me besa

No hay comentarios:

Publicar un comentario