domingo, 9 de octubre de 2011

A MIS AMIGOS LOS POETAS



EL CAZADOR DE FLORES .......... BENJAMIN LOPEZ GUERRERO
WWW.ARANYAEDITORIAL.COM
Leonardo redactó una carta para su hija antes de morir:
Vianey, todos los días te acompañaré mediante el suave perfume de una flor y en la impredecible oscuridad de la noche que te envolverá durante tu vida. Si alguien se
acerca para decirte que el amor se acaba, recuerda que ése es alguien que no lo ha conocido; si alguien te dice que el final ya está escrito, ése es alguien que perdió la esperanza. Debes creer en ti cada vez que pierdas el camino. Te prometo que cru-zaré el universo sin importar que el fuego del infierno sofoque mi alma o que la os-curidad del espacio no me permita mirar el camino; en nombre del amor lucharé por llegar a mi destino. Te amo desde el primer día que miré los ojos de tu madre. Aho-ra tengo que partir entre lágrimas de alegría porque lucharé contra todo para que puedas conocer la fuerza del amor. Cada vez que sonrías al mundo, sin importar que tus ojos se llenen de polvo, yo estaré ahí para limpiar tus lágrimas y para que con-serves las fuerzas y corras por el campo de flores; cada vez que sientas la suave ca-ricia del viento sobre tu cabello, serán mis manos las que jugarán con él; cada vez que cierres los ojos, no te preocupes, mi amor, porque yo velaré tus sueños a través de mis aventuras.
Ésta es una historia verídica y sucedió no hace mucho tiempo en un lugar cercano, tan verídica como el amor que existió en ti y del que algún día olvidaste su verdadero va-lor, conservándolo como una simple utopía. Pero si aún dudas de mi historia, planta una Margarita y si renace una noche de luna llena, podrás ver a través de ella mi escu-do. Durante toda la historia de la Humanidad y en todos los rincones de la tierra, sin importar credo, cultura, religión o idioma, un hombre regala flores a una mujer para enamorarla, pero dentro de la inmensidad del universo hay un Dios que creó un gran jardín sobre todos los rincones de la tierra para regalarnos una flor a los hombres a fin de que nos enamoremos de la vida.
En la actualidad, en el norte de mi país hay crímenes contra la mujer que no tienen nombre. Una larga lista de nombres de mujeres llena de vergüenza el derecho a la vida. Pero no sólo en mi país existen los crímenes contra las mujeres, han sido una constante en todos los tiempos y en todo el mundo. Como hombres, tenemos que replantearnos que nuestra búsqueda sólo acontece al lado de una mujer.
Como Gran Cazador de Flores nunca encontré una respuesta a esta pregunta que me causaba miedo al mirar a la mayoría de las mujeres que vivían en una prisión en sus propios hogares: ¿qué asesino comete el mayor crimen, el que mata físicamente o el que mata psicológicamente a su víctima?
Atentamente: Cazador de Flores

No hay comentarios:

Publicar un comentario