sábado, 28 de mayo de 2011

MARY WOLLSTONECRAFH Y LA LITERATURA REIVINDICATIVA DE ARAÑA EDITORIAL

MARY WOLLSTONECRAFH Y LA LITERATURA REIVINDICATIVA DE ARAÑA EDITORIAL www.aranyaeditorial.com


CAZADOR DE FLORES
http://cazadordeflores.blogspot.com/


¡Un reten, un reten¡


Los gritos del chofer eran como una navaja que rasgaba el oxido que se había apoderado del recubrimiento del viejo autobús, en una milésima de segundo apagaba mis sueños y me hizo saltar del asiento numero 23. Apenas podía distinguir un bulto con mis ojos nublados por el despertar abrupto de una larga noche, bloqueando la carretera Federal 85 que conecta la ciudad de México con la frontera de los EE.UU. y cruzaba los principales estados de México.
Cuando mi visión se ajusto perfectamente, jale aire para contener mi aliento, todos mis sentidos fueron sacudidos, mi corazón revoluciono el bombeo de mi sangre a mil por hora, un vacio espectral se anclo en mi estomago. Rápidamente revise mi reloj de mano para tratar de establecer un punto seguro; las 6 de la mañana.
Una voz débil de una anciana emergía de la parte trasera orando el padre nuestro con un matiz lúgubre, una niña estallo en llanto incontenible como una larga cascada, su padre infructuosamente la abrazo intentando protegerla... Todos los demás pasajeros del autobús 77 con salida a las once de la noche un día antes, nos mirábamos sin atinar a decir una sola palabra, con miedo de afirmar lo inevitable.
Con mi mano sostuve mi frente, mientras reflexionaba que es un verdadero suicidio cruzar México, es el equivalente a caminar sobre la misma columna del diablo para retarlo, eche un vistazo hacia atrás y puedo ver la lejanía de un país perdido.
Cinco años antes; el presidente actual decidió iniciar el combate contra el narcotráfico de manera equivocada, comenzó una guerra perdida porque todos olvidamos por completo una base milenaria… nuestro espíritu.
Después de la revolución, durante un siglo nuestros políticos gobernaron y gobiernan con engaños, violencia, corrupción, ambición, pecados, asesinatos, saqueos; no hubo ni hay cabida para la honestidad y el amor a su país… todos los demás aprendimos de ellos aplicando su sistema. La lógica marca que ante la ausencia de luz, la oscuridad domina… ahora México es un rio de sangre, de ceguera, de oscurantismo y de atraso. En esta batalla la demencia con la que se tortura y mata por parte de los asesinos es igual a la enferma obstinación del gobierno de no cambiar la estrategia.
Una mujer que está al lado de mi asiento presiona mi mano, a punto de perder la razón me pide que le conteste si vamos a sobrevivir, su pregunta no esta fuera del contexto; el mes pasado en este mismo tramo un reten detuvo un autobús, una semana después todos los cuerpos de los pasajeros fueron hallados en una fosa con huellas de tortura y decapitados, fueron secuestrados para extorsionar a sus familias con dinero… de dónde diablos sacarían el dinero si su familiar muerto al igual que nosotros viajaba para ir a trabajar porque era el sustento de ellos.
No puedo dejar de pensar en los estúpidos asesinos que intentaron ocultar su horrendo crimen sobre la tierra donde nacimos y nos atrevimos a soñar, puedo apostar mis viejas botas vaqueras que traigo puestas, que dentro de las miles de fosas sin descubrir en este país que se fue por el retrete hace mucho tiempo, están los restos de un joven músico que algún día dirigiría "La deutsche oper Berlin" con sus maravillosas composiciones, de una dulce niña bailarina que crecería y adornaría las marquesina de Broadway con su nombre, de un físico que resolvería las ecuaciones inconclusas de Einstein… de un padre, de una hija, de un hermano, de una madre que jamás regresaron a casa, de la verdadera gente que algún día tuvo espíritu.
Pero los repúgnate políticos se encargaron de cerrarnos todas la puertas, quedando abiertas solo para las prostitutas que tienen por esposas, para los bastardos que tiene por hijos, para las hienas que tienen por amigos. Tal vez mis palabras son altisonantes pero la pobreza y el hambre que siente mi verdadero pueblo sepultado, sumado a el engaño que muestra el cuarto poder, es una patada de mula.
Miro mis manos una vez mas, recuerdo que me atreví a escribir un libro… desde el primer momento que lo finalice sentía una energía cósmica, un extraño cosquilleo emerger de alguna parte de mi cabeza, después bajaba a mi pecho pasando por mi corazón esperando ser liberada a través de mis dedos, para mostrar al mundo la magia de crear. Pero le prometí a mi madre que jamás volvería a escribir, porque ella tenía razón. “La letras no dan para comer hijo, pon los pies sobre la tierra y ponte a trabajar”
Pero qué más da, si estoy en la antesala de la muerte física, en manos de unos estúpidos asesinos, pero solo de la física porque nuestro espíritu los asesinaron los políticos retardados y nosotros firmamos el contrato.
Solo puedo decir que anoche tuve el mejor sueño de mi vida, soñé que mi libro se presentaba en una gran librería en Valencia y a pesar de ser un escritor desconocido los libros eran vendidos como tortillas en mi pueblo, poco a poco inundaban las librerías de toda España, al final regresaba a su pueblo, el mismo pueblo donde recibió una patada por los intelectuales tardos. El cazador de Flores tomaba su lugar en la historia sin conjeturas, como una flor en el desierto hosco, nos regresaba la esperanza de recuperar nuestro verdadero espíritu de los pueblos.
Tal vez jamás regrese a mi hogar, tal vez no le compre a mama un vestido que estrenaría en la fiesta del pueblo con el dinero que ganaría en este empleo… en estos últimos años no he visto la lluvia caer en un día soleado, murió mi hermanita que tanto quería, papa está en la lona. Pero jamás pondría en duda volver a escribir el Cazador de Flores, porque en el encontré la fuerza para volver a levantarme de una caída. “Claudicar nuestros sueños es confinar al olvido nuestro espíritu, por esa razón me mantendré de pie hasta el último aliento” Espero que el Cazador de Flores sea el atajo perfecto para liberar su vida.
Me hubiera gustado estar con ustedes pero en estos momentos tengo que despertar para cruzar ese reten.

Agradezco a mi amiga y editora Julia De la Rúa; quien se atrevió a recolectar las semillas dentro de un gran desierto desolado, que más tarde germinara en nuestra era moderna dentro de los corazones de la esperanza, floreciendo en el amor de la humanidad y la tierra.

Benjamín López Guerrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario