sábado, 15 de enero de 2011

REBELIÓN EN TUNEZ


Rebelión en Túnez
Dicen que el tiempo pasa.
Recuerdo el año 1992 cuando conocí a mi amor Tunecino: Zouhaier.
En aquel tiempo yo era una mujer destruida por la barbarie machista de un español, y llegó a mi vida sin esperarlo un hombre de cabello ensortijado y piel morena 17 años menor y con un cuerpo que más bien parecía un animal exótico, delgado y cimbreante de belleza sin limites. Sus labios de raza negra, sus ojos únicos me cautivaron y sus manos largas y afiladas rasparon las heridas de muchos años hasta hacerlas desaparecer.
La música bereber, el cuscús, la harisa, el aroma afrodisiaco de lenguaje y las miradas de profundo erotismo, se quedaron de inmediato en mi hogar. ZOO estudiaba en La Sorbona, sólo venia a pasar unos días a casa de un amigo común y no volvió. Sin ajuar, sin nada, se quedo a conquistar al amor que había soñado siempre y así me llamaba:
La femme plus fatale d’españa. Yo.
Con él descubrí que era una mujer de intensa belleza y corazón apasionado. Sin él no sería la mujer libre que soy.
Después la historia se repite estúpidamente o tal vez inteligentemente y tras años de amor y lucha los demás y sus perjuicios se encargaron de separarnos.
Hoy cuando su ciudad Túnez se ha revelado mis gritos interiores le llaman para decirle que estoy sintiendo, visualizado, cuando le corte aquel rizo negrooooo con el que jugaba si estaba preocupado pensando en si yo le amaba o no. Aún está en la cajita en la que ambos lo guardamos.
El tiempo no pasa si lo sabemos detener. Hoy Zoo esta hablándome al oído de libertad, de amor sin perjuicios, de rebelión, de belleza. Y sus últimas palabras me conmueven. ¡Por favor ven a rescatarme si me hacen quedar en Túnez.
Túnez mi segunda patria, hoy está ni mi piel. Bailamos y gozamos, somos mercenarios del amor y luchamos ¡ Arriba Tunez!

1 comentario:

  1. Que lindo!!!!! me ha gustado mucho... yo tambien amo aun tunecino!!!

    ResponderEliminar