martes, 29 de diciembre de 2009

Artistas mexicanos


Somos solo utópicos, cargando la metáfora en la espalda, la tinta en las manos , somos unos locos, amantes del camino, del desvelo, de la cebada, de los oleos indelebles en el alma, somos andariegos por nacimiento, pues ni aún con las piernas cortadas nunca detendrían nuestra trayectoria zigzagueante, vendemos sueños, arte en los cruceros, y somos los vecinos de la media noche, jugamos con la luna, y todo nuestro verso es para ella, la tarde nos espera, nos acoge con el mismo amor, y en sus labios encontramos consuelo, a todas las manías, a los dolores que nos sofocaron e inspiraron.
La poesía, es nuestra casa, con puertas anchas, con pasillos recónditos, muy recorridos antes de nuestra llegada, la poesía nos inyecta vida, nos alimenta con verso, nos restriega su cuerpo bidimensional, unidimensional, su cuerpo terso… ese cuerpo que si se besa entre llantos y vino barato, entre sonidos de la calle, y gemidos (plenilunios invernales), se queda en el alma como una maldición perpetua, y por más que trates de escapar de sus fauces, ella no te deja dar un solo paso, como la hiedra; se extiende a lo largo y ancho del cuerpo.
Nuestro arte, es barato… y pese a ello, ya no hay compradores, aun que la panza nos chille, nunca lo prostituimos, solo esperamos tocarles el alma a los espectadores, tocarles los nervios ópticos, para que como a nosotros, se le haga un hábito perpetuo… el deguste del néctar de los albaricoques dulces, de conquistar la nebulosa, que como a nosotros, se les meta por la boca, la lírica y la pintura, para que como nosotros, se revuelquen de gozo, como los hedonistas, para que de inanimados rostros, encarnen vida, como los dadaístas, para que aún con el tacto de la podredumbre humana, den un rostro subjetivo como los idealistas, para que como los existencialistas, sepan que son dueños de su forma y estructura y lleven en el bolsillo la náusea de Sartre, y todos se dejen llevar por el viento, y maticen, maquillen, delineen y hagan burbujas de jabón con la melancolía, para que el arte los embelese, abdiquen a lo fáctico y que extraigan de la uva el vino, de lo cotidiano lo sublime, del punto el paisaje, de la letra la estrofa, del mundo precario dicha constate, de la voz, canción, de la flor la inspiración, de la inspiración mi razón, mi existir para constatarte.
Los amantes del trajín de la vida en facetas coloridas, sepias y oscuras, ojalá que como nosotros abras el arte como rincón predilecto, como galería de pasos, como estepa de locura, como espacio para libre pensar, para libre decir, y libre sentir.
CAROL POP ART
México

3 comentarios:

  1. Carol. Me gustó ponerte esta foto que hice en una noche solitaria
    Después de leer tus palabras Imaginé pasear contigo envueltas en juegos de deducción a la luna...versos como los que hacia LI PO junto a un vaso de vino aleccionándose a sentir más allá de los conceptos impuestos ya que la vida dura solo un momento…. Me encanta el vino y más compartido con la bohemia de la vida.
    Últimamente añoro pasear por esos jardines solitarios junto a un alma que vuele…y que goce de la soledad y el perfume húmedo que deja el mar en la hierba
    Un te quiero Carol

    ResponderEliminar
  2. La soledad A Diego García
    No me digas que es la soledad la que desde hace noches te embrutece, no me digas que el viento es más frío cuando uno no tiene acurrucada a la bestia del inframundo, cuando por las celosías de la cocina solo los gatos husmean, miénteme cuando y cuanto quieras, miénteme siempre, pero no me digas que los naufragios de tus tantos puertos han sido fallidos, por que no hay quien sople su fétido aliento en tus labios inmaculados, no me digas que la comida sabe diferente, que la sal se acentúa, que la vida que no crece, que la noche moribunda se vuelve, no me digas que el mar no ha vuelto ha tener marineros desde anoche, que se han agotado toda clase de insectos en las puertas de tu escondite, es que hace días que te veo fatigado, es que hace horas que no te veo soñando, ya ni quieres correr, ni quieres que corra, ya no quieres lamer, ya no quieres verme de día, ya no le temes a las ratas, ni a las agujas que desde hace meses según me cuentas te taladran entero, ya no le temes a nada, (a nadie), he tratado de evitar este sobresalto que me revuelca las tripas, es que desde hace rato que te ando buscando, pero no ando sola, tras de ti andan también las que dejaste en brama, tus pinceles corroídos por el olvido, y tus oleos que no saben besar, tras de ti las mariposas en luto, mi abecedario descalzo, tu lienzo roto y oxidado, tras de ti también andan las formas, Dalí y seguro se unió Frida, (en el mismo tono surrealista que Rivera) detrás vienen también en busca tuya las libélulas berreando, chillando si es que han se ha quedado viudas.
    Amor ¡Dime lo que quieras que ya no escucho razones!, pero no me digas, no me digas que es por la soledad que nos haz dejado sepultar, no me cuentes como se siente que los gusanos corroan la belleza, no me digas como es la muerte, con esa característica antiestética, no me digas que abdicas a este sonoro encuentro pues, ya no estaremos… si tú te vas.



    Carolina Chávez (México).

    ResponderEliminar
  3. ohh que bello!
    te adoro Carolina.. me hiciste sentir cada poro de mi piel

    ResponderEliminar